‘La ciudad de los nómadas’. Miguel Casado

La ciudad de los nómadas
MIGUEL CASADO
Libros de la resistencia, 2020

— — —

El novelista vallisoletano Luis Marigómez reseña el último volumen de ensayos del poeta y crítico Miguel Casado, La ciudad de los nómadas.

El libro se presentará en Madrid el próximo jueves 24 de junio (18:30 horas) en el patio de la Biblioteca Iván de Vargas (C/San Justo, 5), donde tendrá lugar una mesa redonda titulada “Tienda de fieltro. Pensar, escribir, una forma nómada de estar”, en la que Miguel Casado estará acompañado por Pilar Martín Gila, Esther Peñas y Mariano Peyrou. Aforo limitado (reserva de plazas: enclave@enclavedelibros.com)

DESAPRENDER

Por LUIS MARIGÓMEZ

Miguel Casado lleva muchos años escribiendo, además de poemas, sobre libros, casi siempre de poemas, pero también de ensayo y hasta de narrativa en ocasiones. Hace tiempo que dejó de llamar a esos textos ‘críticas’, con el peso de juicio que supone, y pasó a denominarlos ‘lecturas’, concepto mucho más abierto. Esta claridad de criterios, siempre desde un punto de vista riguroso y razonado, se amplía aún más en ‘Ciudad de los nómadas’, una recopilación de artículos publicados en España y en Méjico los últimos años. Su lectura da lugar a un discurso múltiple, muy elaborado, ajeno a la “actualidad literaria”, que resulta de lo más estimulante.

En cada texto, bajo el título, entre corchetes, aparecen el autor o autores de los que trata. Por ejemplo, en ‘Las revoluciones de Vladimir (y Estragón)’ aparecen los nombres de Lenin y Beckett. Estragón es el personaje de ‘Esperando a Godot’ y Vladimir el político y pensador revolucionario. Comenta una antología de textos suyos y la relaciona con el 15M, con ‘Vida y destino’, de Vasili Grossmann y con ‘Repetir Lenin’ de Slavoj Žižek. Trenzando estos mimbres, concluye «solo puede haber pensamiento cuando se parte de un no saber, de asumir en la acción el desamparo». Pensar sin condicionantes previos, sin prejuicios, de una manera cuidadosa que trata de analizar todas las posibilidades, ha sido siempre la manera del ensayista. Al final de cada artículo hay una bibliografía para que el lector pueda seguir en el asunto, si le interesa.

A partir de sus lecturas y las relaciones que establece entre ellas van apareciendo reflexiones poco apresuradas, a veces brillantes, un a modo de plan de acción. Por ejemplo: «Sacar la escritura de la cárcel de la cultura y devolverla a la libertad desobediente del arte».

Los escritores de los que habla amplían la nómina de los habituales sobre los que ha trabajado el autor: Gamoneda, Ullán, Vicente Núñez, Aníbal Núñez, Rimbaud, Francis Ponge, Bernard Nöel, Pessoa… Además, la gracia de los artículos está en las conexiones, a veces muy originales, entre dos o más de ellos, que hacen saltar las chispas que iluminan la mente del lector. Aparecen Petrarca, Hölderlin, Lawrence Sterne, Marx, Rosa Luxemburg, Alfred Döblin, Sklovski, Duras… Entre los escritores en castellano, Lorenzo García Vega, Arcadio Pardo, Elena Santiago, Pilar Rubio, Eduardo Milán, Luis Santana, Víctor M. Díez… Además de autores chinos, cultura en la que Casado tiene un interés particular: Qu Yuan, Liu Xiaobo, Galsan Tschinag, Su Dongpo… Si se añaden los citados en la bibliografía que acompaña a cada pieza, la nómina resulta impresionante.

De todas esas lecturas y sus combinaciones surgen momentos que apuntalan las ideas básicas que defiende el autor sobre la poesía, sobre la escritura, sobre la vida, a veces en forma de citas: «Cuando se cae del cielo como una piedra, no hay que pensar; y si se piensa, no hay que caer». (Sklovski) o «Se ha hablado tanto del cuerpo que no le queda la mínima carne». (Nöel). Pero también hay frases del autor como ejes que articulan su pensamiento: «Quiero ver en lo imprevisto y en la intensidad de este orden de lectura una fórmula del poder de la poesía, irreductible a sentido, pensamiento que solo en sí mismo cabe».

Este recorrido por libros y autores tan diversos anima a leer y anima a pensar. «El no saber y la conciencia del no saber son el alma de la escritura, que la mantiene viva, siempre preguntando, sin reconocerse en alguna clase de fijeza o logro». Para Casado, la escritura, la poesía, más que a las respuestas, debe dedicarse a las preguntas, al análisis. Esa ciudad de los nómadas a la que se refiere el título podría ser un lugar imaginario, ideal, al que quieren acceder quienes no encuentran dónde asentarse.

Presentación del libro.

* NOTA: Desde hace algo más de un año, Miguel Casado mantiene en TAM TAM PRESS la sección “Tienda de fieltro”, en la que va desgranando sus reflexiones al hilo de distintas lecturas, en una reivindicación de la escritura como manera de estar en el mundo y de reinventarlo.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .