En 1966 el rock comienza a definirse con álbumes y canciones para la eternidad

Uno de los discos de 1966 que sigue vigente.

Por CARLOS DEL RIEGO

Cada uno de los años de los cincuenta, sesenta y setenta fueron trascendentes en la corta historia del rock. En1966 el rock empieza a definirse, a marcar sus diferencias respecto a otros géneros cercanos. Se publican álbumes de gran influencia y muchos temas que mantienen su vigencia 55 años después. Y la Guerra Fría estaba más caliente que nunca.

Hace once lustros la Guerra Fría y la Guerra de Vietnam mantienen el enfrentamiento este-oeste. La carrera espacial parece sumarse a la pugna: a comienzos de año una sonda soviética se convierte en el primer ingenio humano en posarse sobre la luna; unos meses después lo hará la primera estadounidense; y también aquel año muere el genio soviético de la astronáutica, Sergei Korolev. Sigue en Estados Unidos la lucha por los derechos civiles y continúan detonándose bombas atómicas; en la costa mediterránea española chocan dos aviones de EEUU, uno de los cuales pierde varias bombas de hidrógeno desarmadas; para la historia queda la imagen del ministro español Manuel Fraga bañándose allí para demostrar que no había peligro… Inglaterra acoge y gana la Copa del Mundo de Fútbol en una escandalosa final ante Alemania. Eso pasaba en 1966, una año muy fructífero para el pequeño mundo del rock & roll, pues se publicaron álbumes y canciones que perduran a pesar de los años.

El gran Marvin Gaye publicó el magnífico ‘Moods’; Temptions lanzó el ‘Gettin´ ready’, que incluía la primera versión del ‘Get ready’; The Troggs puso en circulación ‘From nowhere’, con ‘Louie Louie’ y ‘Wild thing’, piezas que ellos convirtieron en rock. También salieron aquel año títulos que siguen sonando, como ‘Reach out’ de los Four Tops, ‘Sunny afternoon’ de los Kinks, ‘No milk today’ de Herman´s Hermits, ‘Summer in the city’ de Lovin´ Spoonful, ‘Gimme some lovin’ de Spencer Davis Group, ‘California dreamin’ de The Mamas & The Papas, ‘Hey Joe’ de Jimmi Hendrix… No hay duda, fue un año prolífico, creativo, brillante. Pero si hubiera que escoger cinco elepés…

The Beatles dejaron boquiabierta a la parroquia con el asombroso ‘Revolver’, un álbum innovador, diferente, atrevido, completo. El propio John Lennon declaró en 1972 que el ‘Sageant Pepper’ se considera como el icono del rock ácido, pero que fue en ‘Revolver’ cuando empezaron a experimentar… Las letras ya no son sólo de chico-chica, sino que aparecen otras temáticas, tratadas con madurez y mucho sentido. Este disco genial regaló a la eternidad canciones tan memorables, únicas y emocionantes como ‘Eleanor Rigby’. Y por si fuera poco, aquel año dejaron caer el EP ‘Yesterday’.

Sus ‘rivales’ The Rolling Stones también estaban en plena forma y editan ‘Aftermath’, un disco especial que contiene canciones que han formado parte de su repertorio durante estas cinco décadas y media, de hecho, no pocos especialistas señalan este Lp como el punto de inflexión de los Stones. Fue el primero en que todos los temas están firmados por Jagger y Richards, dejando a Brian Jones como el que toca los instrumentos exóticos

Brian Wilson, motor creativo de los Beach Boys, quedó deslumbrado por el álbum ‘Rubber soul’ de los Beatles, publicado el año anterior, de modo que llegó a la conclusión de que la música surf no daba más de sí. Entonces se propuso hacer algo al menos tan bueno como lo que habían hecho los ingleses. De este modo ideó el Lp ‘Pet sounds’, considerado una obra maestra y el primer disco conceptual.

Siguiendo en EEUU, Simon & Garfunkel hicieron su tercer Lp, ‘Parsley, sage, rosemary & thyme’, que contenía varios títulos ya eternos, como la deliciosa adaptación que hicieron del tradicional ‘Scarborough fair’, que suena encantador por más años que pasen. Tardaron tres meses en terminar el álbum a pesar de la brillante composición, arreglos y laboriosa orquestación.

No se puede olvidar el monumental ‘Blonde on blonde’ de Bob Dylan, quien en el 66 ya era un veterano, pues ese era su séptimo elepé, y además, doble. En esta época Dylan no se conforma con ser un cantante folk con letras sociales y comprometidas, sino que se lanza al rock, al soul, al blues, al country, demostrando que lo que importa es tener talento y saber transmitirlo. ‘I want you’ o ‘Just like a woman’ nunca dejan de deslumbrar.

Seguro que no hay aficionado al rock que no reconozca casi todas a la tercera nota.

Visita el blog de Carlos del Riego.    

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .