Arranca el Festival PALABRA con una exposición de la Chunga y su naïf luminoso en Ármaga

Portada del libro sobre la Chunga que ha editado la galería Ármaga.

La galería leonesa Ármaga acoge este viernes 24 de septiembre de 2021 la inauguración de una exposición de la artista y bailaora Micaela Flores Amaya, más conocida como la Chunga, que llenará por cuarta vez las paredes de esta sala con la rebosante intensidad de su pintura naïf. Será a partir de las 19 horas, con presencia de la artista y una actuación del grupo Alma Flamenca.

La exposición forma parte del Festival Internacional de las Letras y de las Artes PALABRA, que se prolongará hasta mediados de octubre y que el próximo lunes 27 recibirá al poeta y cantautor cubano Silvio Rodríguez, para hacerle entrega del Premio Leteo en el Auditorio Ciudad de León, a las 20:30 horas.

Por ELOÍSA OTERO

Aprovechando su participación en el Festival PALABRA, desde la galería Ármaga se ha elaborado un pequeño libro sobre la Chunga, en el que se muestran algunas pinceladas de su trayectoria artística y vital para poder dar una visión cercana de aquello que ella vuelca en sus actividades creativas: el baile y la pintura. El libro se completa con fotografías históricas y con algunos poemas que destacados autores españoles dedicaron a esta bailaora de raza que siempre se caracterizó, además de por su arte, por su genuina manera de bailar descalza.

Una pintura de La Chunga.

“Si pudiesemos en este momento dar un paseo por las calles populares de la Barcelona de mediados del siglo xx, quizá tendríamos la fortuna de cruzarnos en una esquina o a la puerta de un café a una muchacha menuda y descalza desplegando con una intensidad inusitada, la fuerza y la emoción de su baile gitano. Esta sería sin duda Micaela Flores Amaya, apodada la Chunga (apodo que según ella significa: renegría, fea y poca cosa) quien desde muy paqueñita arrancó de su cuerpo un talento artístico, primero como bailaora y posteriormente como pintora, que deslumbró en principio a los intelectuales de la época y que se fue expandiendo posteriormente con carácter mundial.

Aunque nacida en Marsella en 1938, creció y se crió en una humilde barriada de la ciudad condal. Su actividad autodidacta como bailaora, desde los seis años, hizo que pronto llamara la atención de una parte de la sociedad barcelonesa. Fué el artista Francisco Rebés quien de alguna manera la descubrió, llevándola a su estudio de pintura para posar (“no desnuda”, como aclaría ella) por 15 pesetas. Bajo su apadrinamiento conoció a la mayor parte del entorno intelectual catalán, y desarrolló su talento innato como bailaora; también realizó sus primeros dibujos…”

Así comienza el libro sobre la Chunga que, a continuación, reproduce un folleto publicado en 1964, titulado “La gitana de los pies descalzos”, escrito por el que fuera su marido José Luis Gonzalvo, y en el que se incluyen algunos poemas que le dedicaron poetas de la época como José Bergamín, Blas de Otero, Rafael Alberti o Caballero Bonald. El libro ha sido compuesto por Rafa Murciego.

Pinturas de la Chunga.

UNA PINTORA CON TALENTO NATURAL

La Chunga, que bailó por medio mundo e hizo algunas películas en Hollywood y en España, dejó los escenarios hace más de veinte años, pero nunca ha dejado de pintar.

Desde que cogiese los pinceles por primera vez cuando ejercía de modelo en el taller de Francisco Rebés, casi por casualidad, curiosidad o aburrimiento, no ha cesado en esta actividad. No obstante, fue a finales de los años noventa, cuando abandonó definitivamente el baile de manera profesional, el momento en el que empezó a concentrar y volcar su talento creativo natural en la pintura.

La Chunga, durante una exposición anterior en la galería Ármaga.

En una ocasión, el torero Luis Miguel Dominguín invitó a la Chunga a verle torear, y entonces le presentó a Pablo Picasso. De aquel encuentro con el pintor, su mujer y su hijo, surgió la famosa frase del malagueño: “He necesitado 70 años para hacer lo que hace esta chiquilla”. Fue Picasso además quien calificó su pintura como “naïf luminoso”, destacando la particularidad personal de su gama cromatica. Además de los ya citados Rebés y Picasso, la Chunga conoció a muchos otros grandes pintores como Dalí, Miró, Guinovart o Viola, de los que se ganó su simpatía y admiración.

Contraportada del libro que la galería Ármaga dedica a la Chunga.

La Chunga reconoce que siempre priorizó su carrera como bailaora, aunque nunca abandonó los pinceles. Su primera exposición tuvo lugar en la galería Maruani de París en 1964, cuando solo contaba 16 años. Desde entonces, y con más profusión a partir de abandonar el baile, ha expuesto en distintos paises europeos, así como en las grandes capitales de España.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .