La traducción de poesía como tiempo soberano

Por MIGUEL CASADO.— “La única lengua universal deseable y posible es la traducción”, anota el poeta y crítico literario vallisoletano al final de este artículo, el cuarto que publica en su sección “Tienda de fieltro” en TAM TAM PRESS, reflexionando al hilo de distintas lecturas en una reivindicación de la escritura como manera de estar en el mundo y de reinventarlo. Esta vez se detiene en un libro muy especial, “Sombra de paraíso”, de Claudia Sierich (Caracas, 1963).