‘Toposonía’ en Peñafiel con Katsunori Nishimura

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por VICENTE GARCÍA

Nos planteamos un viaje a Peñafiel para asistir al concierto de nuestro amigo Katsunori, quien ha vivido en León hasta hace poco tiempo, pero ha tenido que irse de nuestra ciudad porque las oportunidades que tenía para su trabajo no abundaban, o si existían eran poco provechosas.

El sábado 18 de mayo se iniciaron las celebraciones de los mil años de la fundación de Peñafiel y ello se hizo a partir de la música. Una serie de variaciones musicales en varias facetas. La primera en el Parque de San Vicente, un lugar desde donde se divisan y escuchan las campanas de los distintos campanarios de la villa, así como las torres del castillo.

Fue el lugar elegido para realizar el primer concierto del ciclo. ‘Toposonía’ es un montaje sonoro del director Angel Arranz y cuyo principal intérprete es Katsunori Nishimura, acompañado por cientos de personas de la villa con los más variopintos elementos: trompetas, tambores, pitos, cencerros, panderos, botellas de anís, y todo lo que pudiera expresar percusión.

En el concierto la compenetración entre los distintos grupos de actores fue sorprendente y la labor del director destacada, pero quien en todo momento fue el eje de la performance y actor destacado es Katsunori, quien desde el primer momento de su despertar supo dar vida y fuerza a una actuación cargada de símbolos y figuras sonoras mostrando el despertar de la villa durante milenios con una base de sonidos cambiantes hasta de nuevo dormir en el silencio más absoluto, sólo roto por los aplausos del público.

Katsunori siguió fielmente la partitura, hasta que en un momento determinado sacó su fuerza interior y se lanzó a interpretar con el grupo y ajustándose al guión, pero improvisando su actuación más viva y más directa.

En el acto estuvieron presentes, aparte de las autoridades de la zona y los patrocinadores, miembros de la delegación consular japonesa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por la tarde visitamos el castillo y allí nos encontramos con otra actuación del grupo Sigma Proyect, un cuarteto de instrumentos de viento, que recorrió las dependencias del castillo hasta ofrecer su recital en la sala capitular del mismo.

No pudimos terminar nuestro viaje sin visitar en Valladolid, en la sala municipal de San Benito, la exposición de Vivian Maier (hasta el 8 de julio), la niñera fotógrafa y sus instantáneas de la vida de Chicago en los años 50 y 60, así como su extraordinaria historia que podría ser objeto de otro reportaje.

Noticias relacionadas:

Más información:

Un Comentario

  1. Pingback: Música y vida, según Katsunori Nishimura, de la mano de Chus Domínguez en Teatron | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: