Álex Rodríguez: ”En España tenemos 40 años de déficit democrático”

Álex Rodríguez, nuevo director de FETAL. Fotografía: Tor.

Álex Rodríguez, nuevo director de FETAL. Fotografía: Tor.

• “Tengo tanta confianza en el público-pueblo de FETAL que el riesgo artístico no existe”

• “Asumo la posibilidad de que el próximo año dirija el festival otra persona”

• “¿Teatro alternativo? Solo lo observan como raro las instituciones, porque la gente de Urones lo ve como un festival muy  normal y cotidiano”

• “Cuando programo un espectáculo solo lo hago si me emociona”

Por ISAAC MACHO

En una tierra y en un país donde tanto cuesta conjugar el verbo dimitir, que el nuevo director del Festival de Teatro Alternativo de Urones de Castroponce, Álex Rodríguez, admita que podría dejar el cargo pocos meses después de aceptarlo si las cosas no fueran bien, es para hacerle la ola. Decidido a ahondar en la relación con el público de FETAL, Rodríguez se muestra partidario de la iniciativa privada “porque los espacios públicos están tremendamente bloqueados”. La fiebre de la crisis, viene a decir en este cuestionario, se  pasa con educación.

—Después de varios años en la dirección artística de FETAL, te quedas al mando del barco. ¿Qué quieres aportar?

—Alargar las acciones del festival durante el año. Urones está dentro de la red de Circuitos Escénicos y es una preciada herramienta para que Fetal y Circuitos sigan siendo una referencia para los espectadores de la comarca de Tierra de Campos a lo largo del año. Otro aspecto sería apostar por residencias para creadores/as, para que podamos conocer los momentos críticos, límites y de reconocimiento en los últimos días de creación de una compañía.

—Aquí no corre el dinero, fama la justa, trabajo a punta pala, resistencia, viajes sin dietas ni sobres… ¿Qué tiene el cargo, pues?

—FETAL se gasta el dinero pausada y conscientemente, sin prisas. Obtenemos fama reconociendo a compañías que ni la conocen ni la buscan, y que después de pasar por Urones se encuentran con ella. Trabajamos a punta de pasión y amor por esta profesión. Resistimos en un medio rural que nos da de comer al planeta día a día aportándonos el alimento básico, y recorro ciudades y salas para ver espectáculos de teatro, que luego llegarán a nuestro festival, aun dejando parte de mi vida en la carrera y en la cartera. Todo esto tiene el cargo.

—¿Qué riesgos estás dispuesto a correr?

—Tengo tanta confianza en el público-pueblo que el riesgo artístico no existe. Es un público muy experimentado en la diversidad escénica que venimos proponiendo desde hace años. Asumo la posibilidad de que el próximo año dirija FETAL otra persona. Si la evaluación interna del equipo y del Ayuntamiento no son positivas es sano para el proyecto que se produzca un cambio en la dirección. Eso lo he asumido desde el primer día con normalidad.

—¿Cómo explicar una programación teatral alternativa en un pueblo pequeño como Urones que apenas supera los cien habitantes?

—No deberíamos cuestionarnos este tema. Te tomo la pregunta y juego con ella para plantearnos por qué aún nos extraña dudar de lo alternativo en 2013. La explicación es sencilla: se recela y se observa como raro este fenómeno desde las esferas institucionales, sencillamente, porque la gente de Urones de Castroponce lo ve como un festival muy  normal y cotidiano.

"Quijote" de Bambalina Titelles, el día 30 en el Corral de Anuncia.

“Quijote” de Bambalina Titelles, el día 30 en el Corral de Anuncia.

—Tres razones para convencer a un espectador que acuda a presenciar algún montaje de la XVII edición?

—Comunidad, artes escénicas y sin cobertura.

—Y a un niño de 8 años, ¿qué argumentos le darías para que pidiera a sus padres que le lleven a ver obras en FETAL?

—¿Has visto alguna vez un don Quijote y un clown sin nariz que se deja comer con la mirada pues le sale todo mal, y la historia de Pulgarcito…? Ven a Urones. Los tenemos a todos metidos en cajas de teatro que explotan por la tarde si tú vienes… así me gustaría oírlo de un niño.

—¿Recomiendas algún montaje para pensar?

—Jaja para pensar… Yo pienso tanto que cuando programo y voy a ver un espectáculo solo me atrae si logra emocionarme. Recomiendo a todos el festival para emocionarse.

—Hace varios años, FETAL inició un proceso de extensión de espectáculos a otros pueblos de Tierra de Campos. ¿Eres partidario?

—FETAL vive en Urones, con la gente de Urones y nos inunda la comarca. Este tercer punto nos hace mirar hacia l@s vecin@s. La extensión de FETAL necesita una mirada tranquila y tiempo para conseguir la mejor solución.

El espectáculo de danza 'Otros rastros', de Daniel Andreu, inaugura el festival en el Corral de Anuncia este sábado, 24 de agosto.

El espectáculo de danza ‘Otros rastros’, de Daniel Andreu, inaugura el festival en el Corral de Anuncia este sábado, 24 de agosto.

—Cuarta Pared, La Fundición, Tribueñe, Russafa, Espacio Tangente… han proliferado como setas las salas alternativas. ¿Reside ahí parte del futuro del teatro en tiempos de crisis?

—Reside en la colaboración, implicación, pasión…, aspectos que los espacios públicos no tienen desde hace muchos años y que en estos momentos están tremendamente bloqueados. Alimentar un espacio privado se hace con la mirada puesta en lo local, creación desde dentro, público vecino y de la ciudad de al lado. En nuestras salas el proyecto escénico es una prioridad que viene unida necesariamente a la dignidad profesional y económica. Los espacios públicos son excesivamente rígidos y se estancan en la gestión, no responden a la realidad que respiramos.

—Se va a cumplir estos días un año de la entrada en vigor del incremento del IVA cultural del 8% al 21%. ¿Vamos hacia la cultura como lujo para unos pocos?

—Y ¡ojo!, es un IVA para la facturación en salas. Lo más descabellado es que nuestro sector cultural estuviera en el 8% y nos lo hayan subido hasta el 21% para ahorcarnos aún más. Una de las barreras que tenemos que resolver es que, incomprensiblemente, nos coloquen junto al sector turístico y de ocio cuando no tenemos las mismas características sociales ni educativas. Si yo estoy educado en el valor de las artes y las he aprendido y practicado en mi proceso educativo seguro que sabré elegir mi tiempo de ocio de calidad y de pago, decidiré con más conocimiento y consumiré cultura, ocio, viajes, quedarme en casa leyendo o viendo películas compradas… En España estamos con 40 años de deuda democrática.

—Después de ese meteorito caído sobre la cabeza de los profesionales de las artes escénicas, ¿cuál es vuestro estado de ánimo?

—Una situación límite rozando, incluso, que lo mande todo a la mierda. Llevo 17 años en la profesión y proyectos como FETAL me oxigenan para unos meses. Luego ya veré.

—Dice Raúl Cortés que “la cultura, el arte, el teatro huelen a cuarto cerrado, donde el aire no corre, está estancado, siempre es el mismo aire”. ¿Es exagerada la radiografía?

Muy exagerada, esto me lleva a una pelea personal en relación a Madrid-Barcelona. Que se dé una vuelta por provincias,  pueblos y otras ciudades de España. Flipará mucho de todo el buen oxígeno que se está creando.

"Se prohíbe mirad el césped", de Ghetto 13-26, el día 30 en el pórtico de la iglesia de Urones.

“Se prohíbe mirad el césped”, de Ghetto 13-26, el día 30 en el pórtico de la iglesia de Urones.

—¿Cómo convencer a la iniciativa privada española para que se involucre económicamente en proyectos culturales?

—Resolviendo partes concretas de nosotr@s como creadores/as. En tema de imagen y comunicación, por ejemplo, planteamos propuestas muy interesantes que después se caen. Al empresariado debemos ir con un buen proyecto que acompañe a su imagen para que empiece a funcionar el mecenazgo.

—¿Qué tiene el festival teatral más pequeño del Estado –con menos de 20.000 euros–  que no tengan otros con presupuestos mareantes?

—Tiene mucho rigor en el gasto, trabajo remunerado y voluntario, compañías que vienen a FETAL descartando beneficios. Este festival ha llegado a los 17 años de vida y sabe lo que tiene: 180 espectadores de media por representación, en sala.

—¿Cuándo se podrá decir que FETAL estará consolidado?

—Ya lo oí en la primera edición. Un proyecto de estas características está consolidado cuando se estrena. La consolidación es como la licencia de habitabilidad, luego vienen las reformas, con sus disgustos  porque los albañiles no terminan la reforma del baño…

—¿Cuántos kilómetros tiene la sombra de Raúl Gómez tras 16 ediciones dirigiendo el Festival de Teatro Alternativo de Urones?

—Tiene en estos momentos 156 kilómetros que son las personas censadas en Urones. Raúl trabajó para el pueblo, se equivocó para el pueblo y lo celebró con el pueblo.

—¿Es mucho preguntarte por tu último sueño…?

—¿Quieres decir mi última utopía? Estoy en ello…, estoy en el festival que sueño.

Más información:

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: