Alicia Framis: “Mi trabajo está lleno de posibilidades para vivir de otra manera o vivir mejor”

Por CAMINO SAYAGO

La artista catalana Alicia Framis, reconocida internacionalmente por sus performances e intervenciones públicas en toda Europa, desembarca desde este fin de semana (15-16 de marzo) en el Musac con una seductora retrospectiva: “Framis in Progress”. Los tres grandes temas de su trabajo, la arquitectura, la moda y los deseos la estructuran y desvelan sus preocupaciones: el espacio, su transformación y el contacto con el público. En la exposición, entre otras cosas, los visitantes podrán usar y probarse los vestidos diseñados por la artista, fotocopiar los planos de sus diseños arquitectónicos, solicitar la compañía de dos gemelos para pasear por la ciudad, cambiar su sangre por sushi, escribir sus deseos con tinta invisible, o gritar en una habitación y que su grito se convierta en una taza de té, gracias a una impresora 3D.

Si algo caracteriza a la obra de Alicia Framis (Barcelona, 1967), una de las creadoras de este país con mayor empuje en la escena artística internacional, es que tiene muchas lecturas. Pero además de este rasgo calidoscópico, se suma el don especial que posee la propia artista para implicar al espectador en su obra. Su trabajo sigue la estela del arte social, el arte conceptual y las performances de los setenta, pero con una diferencia: Framis cree en sus proyectos y los transmite con entusiasmo y cercanía, consciente de que el arte es una acumulación de experiencias. Por eso busca el contacto con el visitante, con piezas impactantes que posibilitan también experiencias vitales diferentes, para una vida mejor.

Y esto es lo que da sentido a su trabajo, proponer soluciones a problemáticas contemporáneas y provocar la participación del público. La propuesta es que el visitante toque, que grite, que se pruebe trajes, envíe cartas escritas con tinta invisible al cielo o fotocopie sus propuestas arquitectónicas, y así cree sus propias vivencias.

“Framis in Progress”, la retrospectiva que arranca este fin de semana en el Musac, que condensa 18 años de trayectoria, resume la esencia de un arte funcional, libre e interactivo, desplegado en el mundo de la moda, la arquitectura social y los deseos, y preocupado por el espacio y su transformación. La exposición está realizada en colaboración con tres museos de Austria, Holanda y Bélgica, así como de la galería Juana de Aizpuru.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

—¿Cómo surge la idea de integrar al espectador en tu obra?

—Cuando comencé mi carrera como artista yo era pintora, tenía mi taller y estaba siempre sola, y llegó un momento en el que pensé que el arte tenía que ser más que pintar cuadros o crear objetos sagrados. Para mí fue muy importante esta crisis existencial que me llevó a pensar en las limitaciones del arte, y de la que concluí que tenía que ser algo más. Yo integro al espectador, al visitante, en mis series, porque creo que la vida es experiencia, no son cosas. Cuando llegue a la conclusión de que la vida no era una acumulación de cosas, sino que era una acumulación de experiencias, pensé: por qué no trasladar esta inquietud al arte. Porque, en el fondo, el arte es una acumulación de experiencias.

—Parece que buscas dar una salida, una solución a muchas situaciones problemáticas. “Screaming room”, La habitación del grito, para desahogar ansiedad y frustraciones; la instalación “Remixbulding-Bloodsushibank” para intercambiar sangre por Sushi, o “Compagnie de compagnie”en la que colaboran cinco parejas de gemelos de la ciudad. Estas obras cumplen además una doble función…

—Sí, mi trabajo está lleno de posibilidades para vivir de otra manera o vivir mejor. Tampoco digo que sea la única manera de vivir, todo lo contrario. Sólo brindo la posibilidad de vivir diferente, lo que se espera de vivir juntos, como los distintos modos de convivir, u otras cuestiones como la soledad o la violencia que se dan en en ciertos colectivos como el de la mujer. Mis propuestas sugieren soluciones. Como por ejemplo, qué podemos hacer para extraer sangre y que sea agradable, cómo hacer una manifestación para mujeres, solo para mujeres y que no sea una copia de la masculina… Son posibilidades.

— Tiene además sus efectos catárticos…. que tu obra aporte satisfacción a tanta impotencia y frustración…

—Sí, sí, pero también creo que trabajo mucho con el humor… hay muchas niveles de lectura en las obras. Hay algo lúdico, de curiosidad, no sé, quizás intento que no sólo sea una visión negativa, sino mostrar que un problema podemos transformarlo, transferirlo a otra cosa.

—¿Hay una respuesta positiva por parte del espectador?

—Sí, creo, más que nada, que mi visión del artista es la de alguien que propone. En mi manera de ver el arte… en ningún momento intento que la gente, el espectador, lo vea como arte, sino como la vida misma. Pero no me importa si ellos lo ven como arte o no. Para mí lo importante es la experiencia vital que tienen las obras.

—¿Cómo consigues que la gente se involucre con tus piezas? Como el castellet…

—Ese es uno de mis dones, pienso que transmito mi alegría por trabajar. Creo que soy muy cercana, mi manera de trabajar está muy próxima al visitante. No hay nada mejor que el entusiasmo. Cuando comienzo un proyecto, creo en él al cien por cien, creo que va a salir bien.

—Resulta complicado aproximarse al arte conceptual, ya que implica la reflexión sobre las propias ideas del artista. ¿Esta preparado el espectador tanto para entenderlas como para comprometerse con ellas?

—Es como todo, hay muchos niveles. Pienso que sí se puede entender, cada vez tenemos más información, aunque somos más complicados. Pero sí, claro, es como el cine: hay cine de autor y generalista. Cierto es que a la gente le entra mejor una imagen que una performance, pero también hay que tener en cuenta que cuando yo estudiaba Bellas Artes solo había pintura, escultura y dibujo, y ahora ya se incluye la performance como asignatura. Creo que poco a poco va entrando el arte conceptual y la performance .

¿En qué disciplina te sientes mejor?

Cuando realizo arquitectura y performance al mismo tiempo, como “la habitación del grito”, ya que la gente tiene que hacer performance, tiene que gritar, y tienes que diseñar la habitacioncita. Es como me siento más a gusto.

—“Guantánamo Museum” es una obra muy potente y crítica que nos recuerda el horror, que no debe olvidarse y del que debe quedar una huella, y que guarda cierto paralelismo con el holocausto nazi….

—Sí, esta es la idea, que no desaparezca sino que haya un espacio para el horror. Es muy importante tener un “museo del holocausto”, porque eso no puede desaparecer de la historia, como creo que tampoco deben desaparecer los cementerios… que exista el sitio, la muerte. Por eso entiendo que es muy importante que Guantánamo no desaparezca, sino que se convierta en un museo, tenemos que hacer espacio para la degeneración, para la muerte. Y lo digo porque durante años he visto como en Amsterdam, donde vivo, no hay viejos porque a los viejecitos los instalan en edificios especiales en las afueras de la ciudad, en residencias. Y claro, cuando llegas a Amsterdam dices: “qué cool, sólo hay gente joven”, pero es que los viejos no se ven, tampoco veo ciegos ni veo gente en sillas de ruedas… Una de las cosas que más me gusta del Musac es que, cuando entras, a mano derecha hay unos viejecitos que se sientan ahí todos los días. Me encanta.

—En tu obra hay humor, también invita a la reflexión y además incluye otro componente como la frivolidad, asociada por ejemplo al mundo de la moda. ¿Es difícil manejar esos contrarios?

—Sí, creo que hay esos contrarios, de humor, de cinismo, o de tristeza, dolor, soledad, de esperanza. Las obras en sí se pueden ver de muchas maneras, lo que intento es no hacer propaganda. Creo que la propaganda es muy directa y que el arte es todo lo contrario, es poético, es como una señuela que se abre poco a poco…

— — —

Una visita a la exposición

“Framis in progress”

: : “Screaming Room” (“Habitación del grito”)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La habitación del grito (2013) es una caja enorme de transporte de arte, de madera, en la que entras y gritas y lo que contiene por unos segundos es tu grito, esa es la obra de arte… y cuando salimos del cuarto, una impresora imprime el grito en forma de taza de té, cada taza diferente, al igual que nuestro original grito. Como la energía no se destruye sino que se transforma, gracias a una impresora 3D el grito se transforma en una taza de té, que se hace en 20 minutos. Cada persona tiene un grito único y por tanto una taza de té única. Cada visitante se puede llevar la taza de té que su grito produzca. Esta pieza surge de la necesidad de hacer una habitación para la sede de un banco en Holanda. Los trabajadores del banco podían ir a esta habitación y desfogarse”, apunta la artista sobre esta instalación (que se puede ver en el Musac por cortesía de la artista y de la Galería Juana de Aizpuru).

: : “Muros de deseos”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

‘Muros de deseos’, es un espacio en el que el visitante puede —de forma invisible— dejar constancia de sus sueños y deseos. En ella se muestran obras como como ‘Dreamkeeper’ (Guardián de sueños), ‘Wishing Wall’ (Muro de los deseos) o ‘Letters to the sky’ (Cartas al cielo). Con tinta invisible, el visitante podrá escribir su deseo e introducirlo en un agujero del muro, o escribir una carta y depositarla en el redondo y metálico buzón de “Cartas al cielo”.

: : “Moda y manifestaciones”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En ‘Moda y manifestaciones’ los espectadores podrán ver ropa diseñada por Framis, y comprobar la forma en que ha sido lucida en manifestaciones, eventos o performances como la conocida ‘Anti-Dog’. Podrán también probarse toda la ropa y complementos usados en las diferentes manifestaciones organizadas por Framis en diversas ciudades y con diferentes propósitos. Entre ellas, aquellas en oposición a la violencia ejercida contra las mujeres, al rapto de niños o al estatus de la mujer en China.

La obra ‘100 Ways to Wear a Flag’ (instalación consistente en ropa realizada a partir de la bandera de China) ha contado con la colaboración de la Escuela de Moda LIPER, León y la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Burgos.

: : “Arquitectura social”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En ‘Arquitectura social’ se muestran dibujos y prototipos de esculturas y espacios sociales concebidos por Framis desde 1995. El espacio recuerda a un estudio de arquitectura, con una gran mesa central en donde el público podrá sentarse y observar planos, dibujos, prototipos y maquetas de edificios y construcciones de impacto social. Todos los diseños han sido creados por Framis como soluciones o alternativas a problemas que le han ido surgiendo mientras vivía en diferentes ciudades. Un aspecto importante de este ‘estudio’ es que los visitantes encontrarán en él una fotocopiadora, pudiendo fotocopiar los planos de planta, estudios y dibujos desarrollados por la artista para diversas ocasiones y luego llevarse esas fotocopias a casa para replicar ellos mismos esas casas, prototipos y edificios.

: : Performances

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sábado 15 de marzo con motivo de la inauguración, y en fechas concretas durante la duración de la muestra, tendrán lugar las performances ‘Guantanamo Museum, The List’, para la que se cuenta con la colaboración del artista leonés Eduardo Fandiño; ‘Compagnie de Compagnie’, en la que colaboran cinco parejas de gemelos de la ciudad de León; y ‘Remixbuilding-Bloodsushibank’, que activa la pieza homónima de la Colección MUSAC (el visitante puede cambiar sangre por sushi) con la colaboración del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León y la Fundación Nacional Fundaspe para la promoción de la “donación altruista global’ .

La obra ‘Guantanamo Museum’ aborda el tema de las estructuras inhumanas. Forma parte de una serie de modelos arquitectónicos que Framis ha elaborado para un hipotético museo ubicado en el centro de prisioneros que Estados Unidos posee en Cuba. La artista reflexiona sobre cómo, a lo largo de la historia, algunos lugares manchados de crueldad se han convertido en monumentos conmemorativos. Su proyecto anticipa la transformación del campo de prisioneros en un lugar de recuerdo. Framis diseña los espacios tal y como se los imagina, abriéndolos a la fantasía y convirtiendo un lugar tabú en un lugar que invita a la reflexión y la contemplación. El color naranja hace referencia al color del traje que llevan los prisioneros. El 15 de marzo se realizará la performance ‘Guantanamo Museum, The List’, en la que con la colaboración del artista leonés Eduardo Fandiño se leerán los 166 nombres de personas encarceladas en Guantánamo hasta mayo de 2013.

Para Framis el objeto artístico es demasiado limitado para comunicar ideas y emociones, por lo que, como artista, cree que la mejor solución consiste en llegar al público por medio del contacto directo. En este sentido, en  1996 organizó ‘Compagnie de Compagnie’, un servicio en el que dos gemelos idénticos acompañaban a viajeros por distintos emplazamientos de Festival a/d Werf de Utrecht. En 1997 y 1998 Framis se postuló a sí misma como «guardiana de sueños» durante cuarenta días, un servicio ofrecido a personas que desearan compañía de noche mientras dormían. En diferentes espacios expositivos, como la Bienal de Berlín de 2001, Framis ha desarrollado mini-espacios de descanso concebidos en exclusiva para mujeres en los que pueden disfrutar de las atenciones de un ‘conforter’ (‘confortador’) masculino.

Con la intención de hacer más acogedoras las rutas que conectan el Museo y la ciudad de León, ‘Compagnie de Compagnie’ vuelve a activarse en 2014 en el MUSAC. Gracias a la colaboración de 5 parejas de gemelos de León a lo largo del tiempo que dura la muestra, aquellas personas que visiten la exposición sin acompañante podrán solicitar si lo desean que una pareja de gemelos les guíen y les acompañen en sus desplazamientos por la ciudad. La persona deberá indicar su ruta previamente.

Calendario de performances:

  • Remixbuilding Bloodsushibank.
    15 y 20 de marzo, 17:00 h. – 20:30 h.
    12 y 19 de abril, 11:00 h. – 14:00 h..
    2 de Mayo, 11:00  h. – 14:00 h. y 17:00 h. – 20:00 h.
    10 de Mayo, 11:00 h. – 14:00 h.
  • Compagnie de compagnie
    15 de marzo. 16 de marzo. 20 de abril. 11 de mayo. 1 de junio
    17:00 – 20:30 h.
  • Guantanamo museum, The List
    15 de marzo. 19:00 y 20:00 h.

: : Otros aspectos de la exposición

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Noticias relacionadas:

Acerca de Camino Sayago

Periodista leonesa

  1. Pingback: Alicia Framis llega al MUSAC acompañada de música, cabaré, humor e impresión 3D | Tam-Tam Press

  2. Pingback: Entre ‘selfies’ y gritos | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: