El espíritu de la revista “Claraboya” se transforma en partituras sonoras

Noemí Fidalgo, Marta Alaíz y Alfredo Escapa
Noemí Fidalgo, Marta Alaíz y Alfredo Escapa

Por CAMINO SAYAGO

La Tremolina Teatro lleva a escena este sábado 10 de mayo, en el Teatro El Albéitar (León), el espectáculo poético musical “Poesía a la luz de la Claraboya”. Un montaje que recuerda el trayecto de la desaparecida nacida hace 50 años a través de las poesías de sus fundadores: Luís Mateo Díez, Agustín Delgado, José Antonio Llamas y Ángel Fierro. Este viernes 9 de mayo, además, se presenta en el Museo de León un libro conmemorativo, “Claraboya y sus amigos”, editado por Eolas, que reúne medio siglo después de su desaparición a todos los colaboradores que hicieron posible la revista.

Con el espectáculo“Poesía a la luz de la Claraboya”, el grupo La Tremolina Teatro ya estuvo de gira el pasado año por toda la provincia de León, de la mano del Departamento de Bibliotecas del Instituto Leonés de Cultura. Y hace breves fechas en el Musac, dentro del programa Nombrando el porvenir (Encrucijada de poetas). Ahora, “Poesía a la luz de la Claraboya” llega al escenario leonés de El Albéitar con el objetivo de sobra cumplido. “Nuestra intención es dar a conocer esta revista que editó su primer número en el otoño de 1963, con un montaje poético musical muy sencillo, en el que buscamos que sean las palabras de los escritores que la dieron vida, las que provoquen la acción, la participación del público”, señala Alfredo Escapa, uno de los integrantes de La Tremolina Teatro, junto a Marta Alaíz y Noemí Fidalgo.

El discurso del espectáculo se apoya en veinte poemas de los fundadores de Claraboya: Luís Mateo Díez, José Antonio Llamas, Ángel Fierro y el recientemente fallecido Agustín Delgado, considerado el ideólogo del grupo y quizás el más desconocido. No fue fácil seleccionarlos, según Escapa, “fue complicado encontrar poesías amenas… todas se escribieron en la década de los sesenta, y muchas hacen referencia a la guerra civil y la posguerra, al ambiente que se respiraba en la sociedad española durante ese periodo, que no era demasiado optimista”. Es el caso, por ejemplo, del poema “No amanece” de José Antonio Llamas. O el más amable “Los hombres somos niños” de Agustín Delgado.

Y aunque las palabras sean el nexo sobre el que se desarrolla esta lectura, el público es también parte imprescindible; “es un recital poético activo y el público participa creando partituras sonoras, a partir de los textos de los autores. Nosotros recitamos los poemas y después proponemos un bingo poético que permite a quién participa dar el orden de lectura a los distintos poemas”. Sobre cómo van a ser estas partituras sonoras poco aclara Escapa: “Se van a repartir entre el público unos papeles en los que se indicara lo que tienen que hacer junto con los actores”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Claraboya y sus amigos”

A la conmemoración de los 50 años de Claraboya se suma este viernes 9 de mayo, a las ocho de la tarde, la presentación del libro “Claraboya y sus amigos. Una aventura política renovadora” (editado por Eolas, el sello de Héctor Escobar) en el Museo de León (sito en la Plaza de Santo Domingo).

En el libro se recogen las opiniones, textos y dibujos de más de sesenta amigos y colaboradores del proyecto. Intervendrán los escritores Luis Mateo Díez, Ángel Fierro, José Antonio Llamas y José María Merino, moderados por el periodista Fulgencio Fernández. El escritor Víctor M. Díez recitará poemas del fallecido Agustín Delgado, del que se proyectará una breve reseña documental como homenaje.

Sobre “Claraboya”

En septiembre de 2013 se cumplió el cincuenta aniversario de la fundación de “Claraboya”. La revista, que tuvo un periodo de vida de cinco años, desde 1963 a 1968, estuvo pilotada por jóvenes que entonces rondaban los 20 años y la trascendencia que tuvo superó todas las expectativas. Resultó ser un aldabonazo en el panorama poético peninsular, con imprevisibles efectos sobre la escritura poética del país, la apertura a las corrientes más renovadoras de la poesía mundial y su inserción en la vida diaria de una época lastrada por la falta de libertades. Esta última circunstancia acabaría con la propia publicación, al estimar “el Régimen” [personalizado en la figura de Manuel Fraga, entonces ministro de Información y Turismo, al que no gustó la revista cuando la Diputación le regaló unos ejemplares durante una visita a León] que esa ideología renovadora de libertad y respeto a todo lo humano atentaba contra sus inamovibles principios.

Portada del libro.
Portada del libro.

Reproducimos a continuación dos poemas, de Agustín Delgado y José Antonio LLamas:

 — — —

LOS HOMBRES SOMOS NIÑOS

Muchas veces los hombres discuten
sobre qué les gusta más si los gatos o los perros.
Hay opiniones para todos los gustos.

Muchas veces a mis amigos
les he oído decir
que prefieren un pastor alemán
a un bello ejemplar de gato de Angora.
Y se acaloran mucho
y llegan a enfadarse entre ellos
durante varios días.

Debe ser interesante
tener desde niños pasiones como éstas.
Y debe ser muy triste
ser como yo soy
que lo único que quiero es salir de casa una mañana
y volver muy tarde para que nadie me vea.

(Agustín Delgado)

— — —

NO AMANECE

No amanece.
Pasan los días y no amanece.
Pasan las nubes sobre el mar
y no amanece.
Dijeron que el mundo caminaba hacia una luz
que todo estaba en su sitio.
Dijeron que detrás de la noche vendría el alba
y detrás
el amor.
Mas se alarga la noche y no amanece.
Trabajamos en la noche
nos odiamos caminamos
con los brazos en alto.
Despertamos en la noche y vemos sombras
de otras sombras que también caminan en la noche.
Y no amanece.
Despertamos con los puños cerrados
vamos bajando la voz cada vez más
cada vez más.
Cada día trabajamos en la noche
tropezando con los muertos y los ciegos
recordando
respirando esta noche pegajosa que nos ama
como a bellos esclavos. Y no amanece.
Pasan las horas de la noche
y no viene el alba. Pasan las nubes
y no hay nadie entre nosotros
que se rompa el corazón para que pase la noche;
no hay nadie que se indigne
hasta cortar las raíces.
No hay nadie que reúna los gritos.
Nadie.

(José Antonio LLamas)

— — —

  • Presentación del libro “Claraboya y sus amigos”
    Museo de León. Viernes 9 de mayo, a las 20 horas.
    Entrada libre.
  • Espectáculo “Poesía a la luz de la Claraboya”
    Teatro El Albeitar. Sábado, 10 de mayo, a las 21 horas
    Dirección y Producción:
    La Tremolina Teatro.
    Actores: Marta Alaiz, Noemí Fidalgo y Alfredo Escapa.
    Textos: Agustín Delgado, Jose Antonio Llamas, Ángel Fierro y Luís Mateo Díez.
    Fotografías: María Sola.
    Entradas (6 €): a partir de media hora antes en taquilla (50% de descuento: Comunidad universitaria, previa presentación de carnet universitario y DNI(.

 

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .