Beat Room Hotel

Manuel AO, Andrea Soto y Eduardo Fandiño, en la recepción del Hotel Quindós, el día de la actuación. © Fotografía: Eloísa Otero.

Manuel AO, Andrea Soto y Eduardo Fandiño, en la recepción del Hotel Quindós, el día de la actuación. © Fotografía: Eloísa Otero.

Somos, soy, eres
por cobardía o valor
quien halla nuestro camino
de regreso a esta escena
llevando un cuchillo, una cámara
un libro de mitos
en el que no aparecen nuestros nombres.

Por ANTONIO GONZÁLEZ CHAMORRO

El pasado 16 de diciembre Producciones Infames nos convocaba en el hotel Quindós a Beat Room Hotel. Antes de llegar mi imaginación volaba con las escuchas de música vanguardista a las que nos tienen acostumbrados estos infames, siempre atentos a todo lo rupturista y novedoso en la ciudad de León.

En la entrada del hotel diez personas fuimos recibidas por un impecable Eduardo Fandiño. Vestido de los años 50 y con exquisita educación nos guiaría toda la velada. La primera parada era en la cafetería. Allí departimos con los presentes en este espacio cargado de música y arte; en este hotel de una familia siempre comprometida con la cultura. Antes de acabar la caña la actriz Andrea Soto nos sorprendía a media conversación. Y tras sus gestos teatrales y sus pasos de la cordura a la locura ya tenía la certeza que esta vez no era un concierto.

Sentado al fondo como un huésped del hotel más, alguien leía un periódico. Interrumpe a Andrea. Es Manuel AO, actor valiente y arriesgado. Y lee en un atril textos y una nueva certeza asoma en mi cabeza. No es un concierto, esto es teatro y el hilo conductor es la Beat Generation americana. Ahora el título cobra sentido: Beat Room Hotel.

Nuestro guía Fandiño nos conduce a una habitación en la primera planta. Allí sentados en un recodo asistiremos a las turbulentas vidas de esta pareja interpretada por Manuel y Andrea. Sus ansias de libertad frente a lo establecido, su búsqueda en los márgenes. Todo en la habitación acompañaba lo escuchado.

El tono apagado de las paredes, las cortinas oscuras, el cenicero lleno y humeando. El vestuario y pequeños detalles como la silla y la máquina de escribir. Todo te trasladaba a una habitación de hotel de los años 50 con Kerouac, Cassady o Ginsberg. Una atmósfera cargada de drogas, de rebelión, de jazz. Del jazz de los textos que saltan de un tema a otro, que cambian de matiz y de emoción, que van pintando toda esa habitación hasta crear un todo homogéneo. Una atmósfera cargada de sexo. A oscuras, con la palabra penetrándolo todo, con la luces del tráfico girando en la habitación de forma lisérgica.

Después, la escena se trasladaba a la escalera, fuera de la habitación, pero me quedé encerrado mentalmente en ella. Difícil abandonar la intensidad interpretativa de Manuel y Andrea, la acidez y veracidad de los textos adaptados.

Hasta que la realidad me cayó en la garganta en forma de chupito. No cabía otro final a este recorrido por el hotel. Una adaptación de textos hilados con mucha sabiduría y conocimiento por Manuel y Andrea (los textos de Paul Bowles, Charles Bukowski, William Burroughs, Neal Cassady, Gregory Corso, Lawrence Ferlinghetti, Allen Ginsberg, Herbet Huncke, Jack Kerouac, Philip Lamantia, Peter Orlovsky, Diane di Prima y Diane Wakowski).

Una localización mejor imposible que jugaba entre la realidad y la ficción, donde olvidabas que estabas viendo teatro. La llegada de dos huéspedes reales al final de forma improvisada ayudó a esta sensación. Mi gratitud al hotel Quindós por prestarse a estas iniciativas. A Producciones Infames por organizar todo a la perfección. Y a Manuel AO por su dirección e interpretando junto a Andrea Soto y Eduardo Fandiño. Queremos más.

— — —

Nota: Beat Room Hotel es el estadio uno de un trabajo en proceso desarrollado por Acéfalo Narciso Teatro y dirigido por Manuel AO, a partir de textos de la literatura americana de mediados del siglo XX.

Manuel AO, Andrea Soto y Eduardo Fandiño, en la recepción del Hotel Quindós, el día de la actuación. © Fotografía: Eloísa Otero.

Manuel AO, Andrea Soto y Eduardo Fandiño, en la recepción del Hotel Quindós, el día de la actuación. © Fotografía: Eloísa Otero.

  1. Pingback: La poesía de la “beat generation” pone fin a la Encrucijada del MUSAC con Hotel Las Vegas** | Tam-Tam Press

  2. Pingback: Acéfalo Narciso Teatro estrena “60 bpm” en León | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: