“Miserere” clausura FETAL con un montaje que explora los mitos a través de la danza contemporánea

Uno de los momentos del espectáculo “Miserere”, de la compañía La Phármaco. Foto: Virginia Rota.

La compañía andaluza La Phármaco bajará el telón de esta edición del XXI Festival de Teatro Alternativo Urones de Castroponce (FETAL) con el espectáculo “Miserere. Cuando la noche llegue se cubrirán con ella”. Una investigación que descubre a los espectadores cómo las ceremonias colectivas –sean políticas, deportivas o religiosas– nos hablan de la violencia como origen de la civilización y cómo nuestra cultura nace, a su vez, del deseo. La representación tendrá lugar el domingo, 20 de agosto, a las 22 horas, en el Teatro Corral de Anuncia de la localidad vallisoletana de Urones de Castroponce.

Por ISAAC MACHO

Este domingo 20 de agosto llega al Corral de Anuncia (Urones de Castroponce, Valladolid) uno de los platos fuertes del XXI Festival de Teatro Alternativo Urones de Castroponce (FETAL) que servirá, además, para clausurar la edición número 21: Miserere. Cuando la noche llegue se cubrirán con ella. Una propuesta de la compañía malagueña de danza contemporánea La Phármaco que es una combinación de danza, vídeo y música en directo basada en distintos elementos del folklore universal.

El espectáculo está dividido en tres actos (I, viernes: la violencia, la elección y el sacrificio; II, sábado: el duelo y el temor; III, domingo; la palabra) en el que intervienen seis bailarinas de diferentes generaciones invitadas a una fiesta, jaleo, duelo, liturgia y rito de paso. “Una ceremonia colectiva en la que se pone de manifiesto cómo la violencia es el origen de la cultura de la civilización y de la identidad de los pueblos”, señala Luz Arcas, responsable de la dirección y de la dramaturgia en el montaje junto a Abraham Gragera.

Son elementos narrativos del cuerpo colectivo que sirven de herramienta humana para mantener el orden, apaciguar el deseo y reconducir la violencia, de acuerdo al planteamiento realizado por los componentes de esta compañía creada en 2009.

El protagonismo de la danza en esta obra viene de lejos. Históricamente, se remonta a cuando los actos ceremoniales tenían en el gesto un trascendental valor político y folklórico. En ese momento, la danza guardaba poder social, religioso y político, una capacidad transformadora para la vida de la comunidad: desde el momento de la cosecha hasta la victoria en la guerra o la paz en los cementerios.

Esta manera de narrar nace de la filosofía artística de la propia compañía que utiliza la danza para “hacer visible lo que estaba oscuro y reivindica la ceremonia escénica como un mecanismo necesario, social y humanista, capaz de dialogar con las voces fundamentales de nuestra cultura, de nuestra historia”, según recoge La Phármaco en sus principios fundacionales.

Para Arcas, “en toda la pieza, tanto coreográfica como musicalmente, se recogen diferentes aspectos del folklore de todos los tiempos que recrean muy bien cómo es el mecanismo de la violencia como fórmula antropológica necesaria para construir la identidad de los pueblos, como si la masa se levantara sobre los propios muertos”.

Uno de los momentos del espectáculo “Miserere”, de la compañía La Phármaco. Foto: Virginia Rota.

Miserere es una investigación sobre textos de Elías Canetti (Masa y poder) y René Girard (La violencia y lo sagrado). “Esta base antropológica de los ritos nos ha servido –indica asimismo la directora para construir la dramaturgia, un trabajo muy directo que ahonda en el salvajismo que se ha dado en las ceremonias religiosas, deportivas y militares de todas las culturas, expresión muy común en el funcionamiento interno del pensamiento colectivo”.

Parte importante del montaje es la música, interpretada en directo por piano, vientos, percusiones, guitarra y voz, que bebe también en los sonidos del folcklore, incluso, incorporando temas de música culta. Algunos ritmos están inspirados en los Oficios de Tinieblas y reinterpreta otros temas esenciales como el Miserere de Allegro, jotas, tarantelas, folclore indio, castellano o sefardí… “En general, son elementos de fenómenos de masas militares, deportivos o religiosos muy reconocibles para el espectador que, enseguida, percibirá como cercanos”, concluye Luz Arcas.

También el vestuario cumple una función plástica y semántica principal en el espectáculo y “dialoga coreográficamente con el cuerpo y el espacio, transformándose con ellos a lo largo de la obra. La propuesta de vídeo es una revisión contemporánea de los telones pintados del siglo XVIII y XIX, justo antes de la revolución de las tres dimensiones de Craig y Appia”, explican desde La Phármaco.

Programación:

Uno de los momentos del espectáculo “Miserere”, de la compañía La Phármaco. Foto: Virginia Rota.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: