Curiosidades y anécdotas de algunas canciones de los Beatles

 

 

 

Por CARLOS DEL RIEGO

El pasado día 9 de los corrientes hubiera cumplido ochenta años John Lennon, uno de los grandes mitos de la cultura y la música pop y, en realidad, uno de los personajes imprescindibles del siglo XX. Unos diez años estuvo con los Beatles y otros tantos sin ellos, y aunque compuso verdaderos himnos él sólo, siempre será más añorado por lo que hizo en compañía de los otros. Buen momento para echar un vistazo al origen y significado de algunas de las canciones del cuarteto.

Y es que siempre hay motivo para hablar de los Beatles. Tal vez por eso la Real Academia ha admitido el término beatlemaníaco. Muchas de sus canciones tienen su trasfondo, su por qué, su anécdota, y a veces, una sorprendente fuente de inspiración.

Cuando los Beatles iniciaban su camino, los estudios de grabación funcionaban de otro modo. Así, el primer Lp, ‘Please please me’, se grabó en un solo día, dejando para el final el ‘Twist & shout’. John estaba griposo, le dolía la garganta y estaba algo afónico, así que George Martin la dejó para el final tratando de no exigirle esfuerzos y darle tiempo para recuperarse. Llegado el momento, John hizo unas gárgara, se quitó la camisa (¿)  y cantó, y consiguió un efecto ronco único: “Cada vez que tragaba era como si una lija pasara por mi garganta, y me duró bastante tiempo, pero el esfuerzo mereció la pena”, explicó él mismo.

Hay una referencia personal en el sicodélico ‘I am the walrus’. En uno de los versos más tarareados Lennon canta: “I´m the eggman’, algo así como ‘soy el hombre huevo’, cosa que era una alusión cómplice a su amigo Eric Burdon (The Animals), el cual le había contado que una vez había tenido una noche de sexo con una chica jamaicana, y que en un momento ella cascó un huevo sobre la barriguita del sorprendido ‘animal’ y, acto seguido, lo sorbió y lamió… La imagen debió impresionar incluso a la morsa.

El electrizante ‘I saw her standing there’ tiene una parte prestada, Paul McCartney contó (en su libro’ Many years from now’), que la secuencia de bajo la tomó de una de Chuck Berry, concretamente de ‘I’m talking about you’: “Son exactamente las mismas notas, pero encajan a la perfección en nuestro tema. Lo curioso es que cuando cuento esto casi nadie me cree”. En todo caso, ¿qué chaval de veinte años que hiciera rock & roll a comienzos de los sesenta no miraba siempre a Berry?

Es conocido que George Harrison y Eric Clapton eran muy buenos amigos. El beatle le escribió, a modo de broma, la canción ‘Savoy truffle’, que enumera unos cuantas modalidades de dulces. Al parecer, ‘Manolenta’ es más que adicto a los dulces, especialmente al chocolate, lo que le produjo no pocos problemas dentales, y a eso se refiere George en el verso “pero tendrán que sacártelos todos después de comer trufa de Saboya”.

Ringo Starr no se prodigaba mucho en labores compositivas, sin embargo, algunas firmados por él tienen un encanto especial, por ejemplo el delicioso ‘Octopus garden’ (¡qué coros!). Tuvo la idea cuando pidió en un restaurante pescado con patatas pero le trajeron pulpo, cosa que él jamás había comido. Preguntó qué eran esos tentáculos y ventosas, se lo explicaron y le hablaron del cefalópodo y sus costumbres, una de las cuales era arremolinar todo tipo de objetos en su madriguera, como si fuera un jardín, el jardín del pulpo. Nadie le habló de los cachelos…

‘Day tripper’ tiene una anécdota curiosa relacionada con el significado de ‘tripper’ en alemán. Resulta que en Alemania, al revés que en el resto de Europa y EEUU, la canción apenas fue radiada, puesto que ‘tripper’ en alemán significa, exactamente, gonorrea; además, ‘trip’ en jerga viene a ser colocón. Lo primero malo para todos, lo segundo sólo para algunos.

También había sus piques entre grupos. Una vez Paul leyó en una revista que Pete Townsend, de The Who, alardeaba de que su ‘I can see for miles’ era lo más potente y ruisoao que se había grabado (hoy se diría ‘cañero’); entonces, Paul se lo tomó como algo personal y se puso a escribir, y le salió el ‘Helter skelter’. Luego llegó al estudio y explicó a todo el mundo de qué iba la cosa y: “Todos lo entendieron, incluyendo técnicos e ingenieros, y conseguimos un sonido sucio, confuso y ruidoso”, dijo: Lo mejor es que Paul no había escuchado aquel tema de los Who.

Paul ideó el fantástico ‘When I’m sixtie four’ cuando tenía 16 años (entonces veía muy lejanos los 64, casi tanto como hoy) acompañándose con el piano de su padre. La solía tocar en ‘The Cavern’ cuando se iba la corriente, se estropeaba un ampli o se rompía algo del equipo, cosa que debía ser bastante frecuente, por lo que la tenía muy ensayada años antes de grabarla.

La grabación final de la batería de ‘Can’t buy me love’ tuvo que ser retocada a última hora, ya que no se dieron cuenta de que el plato perdía los agudos. Lo notó el ingeniero Norman Smith, que sin decir nada a nadie grabó él mismo esas partes y lo añadió. Ellos no se enteraron hasta que él se lo contó.

Visita el blog de Carlos del Riego.

 

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .