Estrellas del rock que odian alguno de sus grandes éxitos

Pete Townshend, autor de ‘Pinball wizard’, es el único que piensa que es una canción horrible.

Por CARLOS DEL RIEGO

Una constante en todo concierto de rock es la alegría desbordada y estruendosa que el público manifiesta cuando comienzan las primeras notas de uno de los éxitos de la banda; se agradece, se corea, se canta, se aplaude… Sin embargo, a veces el autor (o todo el grupo) está cansado de tocarla y prefiere hacer cualquiera antes que esa. En fin, hay estrellas del rock que, por muy extraño que parezca, llegan a detestar alguno de sus títulos emblemáticos, de esos con los que recaudan millones y con los que pasan a los anales.

Por una razón o por otra, porque ya no se sienten como cuando la escribieron, porque siempre les pareció una canción ‘mala’, porque se han visto obligados a tocarla en todos y cada uno de sus conciertos durante décadas, porque adquiere un significado en el que ya no creen…, por la causa que sea, a veces la banda termina por aborrecer uno de sus grandes éxitos. Parecerá algo muy extraño, pero ocurre más de lo que se piensa.

Sabido es que Phil Spector produjo, en contra de la voluntad de varios de ellos, el Lp ‘Let it be’ de Los Beatles. Como era de esperar no quedaron satisfechos con el trabajo que hizo el inventor del ‘muro de sonido’, sobre todo Paul, que siempre renegó de lo que el estadounidense había hecho con aquellas canciones, metiéndoles grandes orquestaciones y buscando un sonido mucho más pomposo y barroco que lo que él (ellos) deseaba. Pero quien más temas de los Beatles menospreció fue Lennon, siendo ‘Hello goodbye’ (1967) uno de los que más repudió; siempre dijo que él no había estado involucrado en esa canción, que no era “una gran canción” y, en fin, que aquello fue algo así como “un intento de Paul McCartney de escribir un sencillo”…Tampoco tragaba el gafitas el hecho de que sus tres compañeros señalaban el ‘Let it be’ como uno de sus favoritos, y decía respecto a Paul: ”No sé en qué estaba pensando al escribir ‘Let it be’…, no tiene nada que ver con Los Beatles. Parece de Wings”.

El mayor éxito comercial de Neil Young fue el delicioso ‘Heart of gold’ (1972), y no dejó de revivirla porque no estuviera satisfecho con la letra, la melodía, el sonido…, sino porque a partir de entonces el público esperaba cosas parecidas y, claro, la exigía en cada concierto. Fue su único número uno (hasta el momento) y sobre ella ha dicho cosas contradictorias; una vez declaró que “esa canción me puso en medio de la escena”, pero en otra ocasión: ”Tocarla se volvió aburrido, así que simplemente la deseché del directo”.

¿A quién no le gusta el trepidante ‘Pinball wizard’ del ‘Tommy’ (1969) de The Who? Pues resulta que, a pesar de que el público la celebraba con alborozo y no faltaba en el repertorio, Pete Townshend (autor) jamás ha dejado de acusarla de ser “simplemente horrible” y “el texto más torpe que he escrito nunca”. Claro que el resto del mundo discrepa, pues es una de las más reconocidas y apreciadas de todo su repertorio, sobre todo en EEUU, como demuestra la audiencia que consiguieron cuando la interpretaron en el descanso de la Super Bowl de 2010. Townshend debió pasarlo fatal…

No hay que indagar demasiado en la intrahistoria de las canciones para saber que el ‘Starway to heaven’ (1971) de Led Zeppelin es una de las más odiadas por el autor de la letra, Robert Plant, cuya opinión choca con la de millones de amantes del rock. De hecho, ha declarado muchas veces que la letra, a diferencia de las excelentes instrumentaciones, ya no tiene nada que ver con él y no se identifica con lo que dice. En 1988 lo dejó muy claro: “Me saldría urticaria si tengo que cantarla en cada concierto. Esa letra que escribí en 1971 tenía algo de sentido entonces, pero tantos años después…, no sé, no es para mí”. Tiempo después Plant escuchó decir a un locutor de radio (en Portland, EE UU) que si recibía donaciones suficientes jamás volvería a emitir el ‘Starway’, inmediatamente Robert Plant le envió un cheque de mil dólares.

Al guitarrista de The Queen, Brian May, no le gustaba, no le parecía bien el revitalizante ‘Don’t stop me now’ (1979); dijo que le resultaba “peligrosa” la forma que tuvo Freddie Mercury de expresar su estilo de vida tan hedonista, tan ocupado en la búsqueda del placer. No despreciaba la canción, incluso le parecía “muy divertida”, aunque a partir de 1991 (de la muerte de Freddie), afirma que le ha resultado imposible disfrutar de ella. 

Otro tema saltarín y muy tarareable es el ‘Shiny happy people’ (1991) de R.E.M., que fue su último top 10 en EEUU. Sin embargo, el cantante y coautor Michel Stipe dijo hace unos años que “es una canción de pop afrutado que parece escrita para niños”, y que “si hubiera que elegir una canción representativa de R.E.M. no me gustaría que fuera esa”.

El malogrado Kurt Cobain, Nirvana, odiaba a muerte su gran éxito ‘Smells like teen spirit’ (1991). Explicó unos años después que le fastidiaba un poco el éxito del tema, ya que el álbum tenía otros mucho mejores; también afirmó que estaba harto de aquel “espíritu adolescente”, y que “me da vergüenza tocarla”, puesto que “todo el mundo se ha ofuscado con esa canción, pero yo creo que la razón de su éxito es que la gente la ha visto un millón de veces por la MTV, hasta penetrar sus cerebros. Antes que intentar superar ese espíritu adolescente prefiero tirar la guitarra y largarme. Literalmente”. Está claro.

A pesar de esa especie de auto-odio, casi seguro que ninguno desprecia los beneficios que esos temas les han proporcionado.

Visita el blog de Carlos del Riego

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .