Teatro El Mayal repone “La Patada” en el Auditorio de León

Cartel de la obra "La Patada", por Teatro El Mayal.
Cartel de la obra “La Patada”, por Teatro El Mayal.

Por C. SAYAGO y E. OTERO

El Mayal, la Compañía de Teatro de la Universidad de León, repone este jueves 6 de febrero, en el Auditorio Ciudad de León, la pieza escénica “La patada”, de Andres Veiel & Gesine Schmidt. Una mirada desde el compromiso social hacia un hecho real, la muerte violenta que sufre un joven a manos de unos amigos, que “invita al espectador a la reflexión en estos tiempos de memoria de pez y de pasear de puntillas bajo el bombardeo de noticias”.

Compromiso y denuncia convergen en “La patada”, una obra basada en un hecho real que invita al espectador a que durante hora y media reflexione desde la emoción o se emocione desde la reflexión. Se trata del segundo trabajo de la compañía leonesa que dirige Javier R. de la Varga, que continúa su acercamiento al teatro contemporáneo iniciado con su primera propuesta, “Máquina Hamlet” de Heiner Müller.

Para De la Varga, “es curioso que los autores de ambas obras sean alemanes. Pero más allá de esta coincidencia, y aunque a primera vista, tanto por la diferencia formal de los textos, como por los lenguajes escénicos utilizados, parezca un gran cambio en la trayectoria de la compañía, en el fondo no lo es tanto. Ambas propuestas atesoran una gran carga de compromiso y denuncia social, quizás los elementos más importantes en las señas de identidad de Teatro El Mayal”.

“Desde la compañía, no nos planteamos un teatro alejado de nuestro tiempo, vacuo o de “simple entretenimiento”. Si en el ámbito universitario no se reflexiona y no se invita a la reflexión, ¿desde dónde entonces?”, añade el director.

Este es el hecho real y concreto que ha inspirado “La patada”: Marco y Marcel Schönfeld y su amigo Sebastian Fink, maltrataron a Marinus Schöberl, de 16 años. Finalmente lo mataron saltándole sobre la nuca. La fecha y el lugar exactos: En la noche del 12 al 13 de julio de 2002. El informe policial y su reseña en la prensa: “Cuatro meses más tarde, en noviembre, se halló su cuerpo en un pozo negro. Los asesinos y la víctima se conocían. Eran originarios de Potzlow, un pueblo ubicado 60 km. al norte de Berlín”.

“La realidad como un hecho sorprendente o espectacular. Hasta ahí, nuestra prosaica vida de periódicos del día, de memoria de pez. Nuestra capacidad de comprender es un periódico de ayer. Después está el teatro que merece ese nombre, un verdadero documento que nos representa hasta conformar nuestra conciencia. Los hechos, la vida no son un hito puntual. El caudal de los acontecimientos se nutre de pequeños riachuelos podridos, como la vida trenzada por cada uno de los personajes (personas) de La patada de Veiel y Schmidt. Lo que vemos sobre el escenario es una verdadera patada en nuestra conciencia, que nadie da sólo o por sí mismo. Las condiciones de la violencia son un ovillo que vamos desenvolviendo entre todos. La miseria en la que vivimos nos hace cómplices y nuestro asombro de espectadores, quizás, sólo es parte de nuestra inconsciencia o de nuestra forma de mirar hacia otro lado”. (Javier R. de la Varga).

" La Patada". © Fotografía: Memoria Química
” La Patada”. © Fotografía: Memoria Química

—Desde la primavera pasada, cuando El Mayal estrenó esta obra en las instalaciones universitarias de El Albéitar, ¿la puesta en escena de la pieza ha sufrido algunas modificaciones?

De la Varga:—Sólo hay cambios en el elenco, como es lógico en una compañía que vive en la inestabilidad permanente de sus actores, que pasan un tiempo por el grupo y, como ley de vida, se van. Afortunadamente, sólo hay dos bajas y un alta, por lo que en el escenario serán dieciocho actores no profesionales, además de Norberto Magín, el músico que interpreta en directo la música y los fondos sonoros incluidos en la puesta en escena.
Realmente no ha habido cambios en la dramaturgia y en el montaje en sí mismo, porque el hecho de retomar la obra medio año después ya resulta bastante complejo. El tamaño del reparto, las complicaciones de agenda y horarios, estudios, exámenes, trabajo y Erasmus (una actriz llegó este sábado desde Suecia, donde estaba desde agosto), los horarios de una sala de trabajo, afortunadamente muy viva, como El Albéitar y todo tipo de imprevistos de todos los colores… hacen que hayamos tenido que multiplicar las sesiones para repasar y coger de nuevo el aire de la obra. Desde aquí, lo que hemos intentado es aprovechar esos repasos para incidir en la interpretación, ampliando en matices, intentando conseguir más rugosidad en los personajes, como parte del proceso de los actores”.

—En las cuatro funciones realizadas en primavera el lleno fue total, y mucha gente tuvo que quedarse fuera al agotarse las entradas. ¿Cómo habéis recibido las reacciones del público?

De la Varga:—El público siempre es cariñoso con Teatro El Mayal, demostrando respeto y valorando nuestras propuestas. Pero en la primavera pasada el achuchón de calor recibido superó con creces nuestras expectativas. Eramos conscientes de que con veinte personas encima de un escenario era bastante seguro tener buena entrada el día del estreno, pero nunca podíamos sospechar que quedarían más de ciento cincuenta personas fuera de una sala repleta. Menos aún que el segundo día, casí calcara al anterior. Y mucho menos, que un mes más tarde volveríamos a llenar dos días el teatro. Quizás es lo más importante, ver como la obra en sí, la propuesta, generó tanta respuesta. En los cuatro días, recibimos los aplausos cálidos del público y, tras las funciones, palabras de aliento, los “enhorabuenas” más o menos sinceros, también los “un poco larga, ¿no?…” y, porque no decirlo, gratas felicitaciones por encima de lo esperado, en fin…. Lo normal en estos saraos escénicos de provincias. En general, hemos recogido que el mensaje llega, que se valora el trabajo y el rigor que intentamos poner en lo que hacemos, y que hay cierto grado de amable sorpresa en parte del respetable: “¡Ah, pero son de la Universidad?”, al ver la dignidad de la puesta en escena. Las actrices y actores salieron reforzados de las experiencias y, a mí, como profesional, me da fuerza e impulso para seguir trabajando en este proyecto que tengo la suerte de dirigir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El elenco

“Dieciocho actores no profesionales, de edades comprendidas entre los veinte y los sesenta y cinco años, forman el elenco de un montaje que exige de ellos un profundo trabajo emocional y donde cada uno de ellos, con su trayectoria vital, ha tenido que esforzarse en encontrar lazos para conectar emocionalmente con las personas reales a las que dan vida en el escenario y con los acontecimientos de sus vidas que los autores ponen encima de las tablas.  El proceso de trabajo ha sido un viaje a sus propias emociones para poder filtrar las de los personajes y, posteriormente, en un acto público, entregárselas a los espectadores. Para conformar el elenco no ha habido ningún tipo de selección.  Los dieciocho actores que están en el escenario, son los que han estado trabajando en los últimos meses, primero en un taller básico de formación escénica y después en el montaje. No ha habido ningún tipo de selección de actores y se ha conformado el reparto partiendo de las personas que estaban, salvo en el caso de uno de ellos, al que invitamos a formar parte del elenco”. (Javier R. de la Varga)

Música en directo: colaboración con Juventudes Musicales ULE

“Para la música y los espacios sonoros de “La Patada” hemos trabajado con Juan Luís García, director de Juventudes Musicales ULE y con Norberto Magín, músico, acordeonista y miembro de Juventudes Musicales ULE. Este último forma parte de la función tocando en directo las piezas preparadas y seleccionadas para la misma. Este hecho constituye algo importante porque el espíritu de colaboración con otras Áreas de la Universidad, en especial con las producciones propias del Área de Actividades Culturales, es parte del ideario de acción de Teatro El Mayal”. (Javier R. de la Varga).

Ficha artística de “La Patada”:

AUTOR: Andres Veiel & Gesine Schmidt
TRADUCCIÓN: Ana Liza Tiparrán
ELENCO: Irene Álvarez Blanco, Andrea Soto Vargues, Raquel de la Varga Llamazares, Iñaki Alonso Fernández, Sofía Martínez Pérez, David Bernardo Pascual, Mónica Vidal, Jara Casanova Castro, Maite Iglesias Buxeda, Belén de la Viuda, Emma Delgado, Chiti Abraira, Lorena de Paz, Manuel AO, Pepa Otero Feliz, Mónica Alija, Daniel L. Ferrero y Quinti Ferrero Alonso.
MÚSICO EN ESCENA: Norberto Magín (Juventudes Musicales-ULE)
DIRECCIÓN MUSICAL: Juan Luís García y Norberto Magín (JJ. MM – ULE)
ESPACIO ESCÉNICO: Murciego y Javier R. de la Varga
ILUMINACIÓN: Miguel A. Barreales y Ricardo Barrientos, Javier R. de la Varga y Herminio González
VESTUARIO: Teatro El Mayal
DISEÑO GRÁFICO: Mónica Alija y Ana San José
FOTOGRAFÍA: Memoria Química y Juanluisgx
PRODUCCIÓN: Área de Actividades Culturales Universidad de León
DRAMATURGIA y DIRECCIÓN: Javier R. de la Varga

 — — —
Representación de “La patada”:

  • Día: Jueves 6 de febero de 2014 – 21:00 h.
  • Lugar: Auditorio Ciudad de León. Avda. de los Reyes Leoneses 4. León.
  • Entradas: 10€ Descuento 50% para: Estudiantes, universitarios, desempleados, familia numerosa, titulares de la tarjeta dorada.
  • Venta: A partir del 30 de enero en la taquilla del Auditorio, de lunes a viernes de 16:00h a 20:15h. Abierta hasta 15min. antes de la actuación.
  • La compañía realizará también una campaña escolar para alumnos de Bachillerato el viernes 7 a las 11:30 horas. 

Noticias relacionadas en TAM TAM PRESS:

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .