Mi abuela y yo

Por CÁNDIDO ABRIL.— El Festival de Teatro Alternativo de Urones de Castroponce (FETAL), clausurado el 30 de agosto, presentó dentro de su programación el espectáculo de teatro-foro ¿Qué hacemos con la abuela? de la compañía The Cross Border Project. La originalidad de la propuesta era que los espectadores, si no les parecía bien la marcha de alguna de las escenas, podían detener la obra, subir al escenario e interpretar con otra orientación el texto.

Mujeres, memoria histórica, magia y cardiofonías para un FETAL que cumple 18 años

Por LAURA FRAILE.— Este histórico festival de teatro alternativo, que se realizará del 10 al 30 de agosto en la localidad vallisoletana de Urones de Castroponce, ofrecerá este año una docena de espectáculos en los que destaca la presencia de jóvenes directoras y un acercamiento a las consecuencias de la Guerra Civil.

Lucía Miranda, mejor joven directora teatral

Por ISAAC MACHO.— Lucía Miranda es una directora de teatro poco conocida todavía en los grandes templos de las artes escénicas; tiempo al tiempo. Tampoco los actores de la compañía Cross Border Project, que dirige, salen en la tele con asiduidad. La Asociación de Directores de Escena de España (ADE) acaba de concederle el premio José Luis Alonso de Santos 2013 para jóvenes directores por el montaje “Perdidos en Nunca jamás”.

De emergentes y emprendedores

Por LUCÍA MIRANDA.— La directora de la compañía Cross Border Project analiza cómo y por qué los jóvenes que salen de las escuelas de Arte Dramático no tienen ni idea de por dónde empezar. “Doy fe. Mi compañía está llena de esos jóvenes”, afirma.

Mi amiga Pong Pong

Por LUCÍA MIRANDA.— El arte se democratiza, aparentemente. Las leyes ponen alfombra al principio de igualdad de oportunidades, pero el hombre sigue siendo el rey… Desgraciadamente, la mujer que quiere abrirse camino en las artes escénicas todavía tiene que ponerse el casco de aguerrida luchadora. Aquí y en Taiwán.

Los chicos del instituto de Hamburgo

Por LUCÍA MIRANDA.— “En España, el teatro como herramienta educativa es una asignatura pendiente. Es hora ya de que los educadores empecemos a crear un espacio donde los adolescentes cuenten las historias que les interesa contar, para que aprendan las herramientas del teatro y las puedan aplicar en su vida cotidiana y no solo en la función de final de curso…”