“La República de las Artes y las Letras. Homenaje a Manuel Valdés”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Reproducimos el texto crítico escrito por el director del Departamento de Arte y Exposiciones del Instituto Leonés de Cultura (ILC) para el tríptico de la exposición “La República de las Artes y las Letras, Homenaje a Manuel Valdés”, dedicada al profesor e historiador del Arte de la Universidad de León, en la que participan 32 artistas leoneses y que se podrá visitar hasta el 24 de enero de 2016 en la Sala Provincia.

Por LUIS GARCÍA MARTÍNEZ

Manuel Valdés nace en 1944 en la localidad asturiana de La Felguera. Después de licenciarse en la Universidad Complutense de Madrid, se incorpora en 1972 al cuerpo de docentes de Filosofía y Letras del Colegio Universitario de León, dependiente de la Universidad de Oviedo. En 1979 tanto Derecho como Filosofía y Letras se constituyen en Facultades, dando paso a la creación de la Universidad de León por excisión de la de Oviedo, un significativo impulso para León. Momentos de reivindicación, crecimiento y compromiso de gran parte de los profesores universitarios, del alumnado, la sociedad leonesa e instituciones para conseguirlo, y por supuesto entre ellos se encontraba Manuel Valdés.

La propuesta “La República de las Artes y Las Letras, Homenaje a Manolo Valdés” no pretende poner de relieve la importancia de su trabajo específico en el ámbito académico y de investigación, que la tiene y es muy significativa. Este sencillo y emotivo homenaje parte desde un planteamiento humano, vivencial, próximo, de convivencia y diálogo, que nos muestra la otra cara, la otra vertiente, rica en matices y propuestas de un historiador e investigador inmerso en una sociedad muy diversa y variada en querencias, enfoques teóricos y políticos, profundamente dinámica, dialogante y emprendedora, que miraba al futuro con ilusión y esperanza. Un componente activo y entusiasta, de un grupo de amigos, intelectuales y artistas de la vida social y cultural del momento, que aportó su colaboración analítica y crítica como un miembro más del grupo en la dinamización de proyectos y proyección de actividades y exposiciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La muestra incorpora una amplia sección documental. Se aportan varios carteles de algunas muestras organizadas en la década de los ochenta por un grupo de artistas plásticos e intelectuales de diferentes generaciones, que originariamente contaba con nueve miembros, pero que era abierto, permeable y variable según el momento y proyecto. Se recopilan catálogos y folletos con textos críticos de Manuel Valdés en relación a algunas de las muestras que organizó el grupo. Se cuenta con referencias hemerográficas, y fotografías de algunas de las reuniones que se realizaban en la Bodega Regia, el Montejos o el Cimanes, o del homenaje al poeta Francisco Pérez Herrero en la finca de Modesto Llamas en Alija de la Ribera. Conjunto amplio de materiales que dan soporte testimonial al homenaje a Manuel Valdés y al mismo tiempo a la sección plástica que integra la muestra. Esta sección documental se articula y dialoga con un amplio grupo de cien obras plásticas que corresponden a un total de treinta y dos artistas que de una forma directa estuvieron vinculados con Manuel Valdés en aquellos momentos por motivos artísticos, de amistad o formaban parte activa de la cultura del momento o del grupo de creadores plásticos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El núcleo fundamental de la obra plástica reunida corresponde a piezas realizadas entre los finales de la década de los setenta, cubriendo ampliamente la década de los ochenta y los inicios de los noventa, aunque se han incorporado también algunas de fechas anteriores, caso de Petra Hernández con su realismo sugerente y documental, que aporta un sentido reivindicativo de la arquitectura tradicional urbana con el “El caño Vadillo” de los años sesenta. La magnífica pintura informalista de intensa y densa carga matérica y reducido cromatismo de los años cincuenta de la serie abstracta de Alejandro Vargas, que propiamente no estaba en el grupo pero que se incorpora como referencia a la muestra itinerante organizada por la Junta de Castilla y León y comisariada en 1986 por Manuel Valdés: Artistas Leoneses Actuales. Algo similar ocurre con el gran vitralista Luis García Zurdo que nos ofrece un tríptico pictórico muy emotivo y melancólico, en el cual desarrolla un doble homenaje, por un lado a Valdés y por otro al tren de FEVE esa metáfora, del viaje, del cambio, del tránsito; ese elemento que nos transporta a nuevos lugares desconocidos y de conocimiento. El título lo dice todo “Tren el Avecillo a su paso por el Torio (tren histórico a punto de desaparecer)” un paisaje con mucha luz, trazo suelto, descomposición de la forma y dinamismo en su concepción secuencial. Por el mismo motivo participa José de León, que tampoco formaba parte del grupo y que se incorpora a esta propuesta con una pintura barroca, tensa, dramática y magicista de lo que parece ser una etapa negra (realizada este mismo año) que genera un diálogo rico en matices con las piezas surrealistas de Luis Sáenz de la Calzada (que sí pertenecía al grupo), el Caballo, pintura dramática y tensa de tremenda fuerza expresiva por su composición constructiva y Provincia probablemente de la década de los años cuarenta de sentido narrativo y descriptivo, con tratamiento muy clásico e italianizante. También está presente el ceramista de reconocido prestigio internacional José Antonio Sarmiento, que aporta una pieza excelente que hace referencia a los propios orígenes de la cerámica incorporando el elemento oriental; la evocación de la referencia utilitaria se transforma en elemento esencial, expresivo-plástico, en la pieza. Su presencia se justifica por su selección y participación en la muestra Artistas Leoneses Actuales, que supuso tanto personal como colectivamente una confirmación pública e institucional del significativo movimiento de cerámica creativa que se estaba produciendo en la provincia de León en esos momentos. Julio San Martín Adrio está presente con dos cerámicas características de este periodo, simulaciones grupales figurativas muy esquemáticas y enigmáticas, que generan cierta tensión expresiva.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por otro lado se incorporan algunas obras que se podrían considerar históricas, puesto que participaron en exposiciones fundamentales del grupo, que en la década de los ochenta se generaron en las múltiples tertulias nocturnas realizadas en la Bodega Regia, regentada por Marcos y acompañadas de un buen vino; o en el bar Cimanes de Nino con su famosa cecina de chivo o en el Montejos de Aurita y Lauren entre ensaladas y embutidos. También eran muy frecuentes y conocidas otras reuniones informales y aleatorias que se organizaban en la Librería Pisa regentada por Uriarte y en los bares el Nápoles y el Venecia, entorno al vermut o el vino de las mañanas, en las que aparecían pintores, poetas, médicos, profesores e intelectuales, como Antonio Pereira, Cordero del Campillo, Santiago García o José Luis Aller, que publicaba en la Crónica de León unas tiras magníficas, reseñando graciosamente comentarios y acontecimientos de estas reuniones, con un dibujo lineal de gran precisión retratística, de las cuales se incluyen varias reproducciones en la exposición.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De estas muestras históricas, se incorpora la carpeta completa “10 Artistas 10 retratos, exposición para una carpeta de serigrafía”, editada en 1983 por Saturio, un personaje clave en el mundo de la edición de arte en la época. Carpeta que surge con motivo del homenaje al poeta Francisco Pérez Herrero y que se presentó en la Bodega Regia en una exposición en ese mismo año en diciembre. En la muestra participaron un grupo de artistas que se mantendrá como un núcleo central o nuclear de otras exposiciones: Andrés Viloria que realiza un magistral retrato lineal y expresivo del poeta Ursinos; Modesto Llamas utiliza manchas planas de color intenso para generar una imagen vibratoria de Francisco Pérez; Enrique Estrada rememora la imagen arquetípica de Antonio Gaudi, como no podía ser de otro modo por su vinculación familiar y afectiva; Castorina que construye por medio de figuras abigarradas e independientes, un surrealista y sugerente retrato de su querido poeta Miguel Hernández; Antonio García García (Toño) que recurre a la fotografía y la fotomecánica para aportar una imagen descriptiva del intelectual fallecido fatalmente, Carro Celada; Miguel Ángel González Febrero utilizando la misma técnica y con gran esquematismo se centra en Gumersindo Azcárate, un personaje clave de la política y la cultura; Luis Sáenz de la Calzada con un dibujo suelto y lineal nos introduce en una versión teatralizada de su gran amigo Federico García Lorca; Petra Hernández, como no podía ser de otro modo, retratará magníficamente y con cierta carga simbólica al intelectual y poeta Antonio González de Lama; Juan Carlos Uriarte recurrirá al historiador y estudioso de León, Gómez Moreno; y por último Eloy Vázquez Cuevas aporta una captación realista y monocroma del escritor Julio Llamazares.

Para complementar esta reconstrucción histórica se incorpora como elemento referencial muy importante, el original de gouache y tinta de la serigrafía que Luis Sáenz de la Calzada dedicara a Lorca y se hace al mismo tiempo una sintética reseña o referencia al homenaje como pintor que se hizo en Astorga en 1983, en la muestra 12 Aristas Leoneses, al fotógrafo y pintor Pepe Gracia, con la incorporación de una obra suya muy pequeña, un cuadro de tratamiento muy delicado y naif dedicado a la muerte de Genarín, que dialoga directamente en la exposición con el retrato al óleo realizado por Modesto Llamas a Francisco Pérez Herrero, para su homenaje y el magnífico retrato psicológico de intenso colorido de Manuel Valdés. Este amplio conjunto de obras están ubicadas en un espacio que intenta recrear la Bodega Regia con elementos pictóricos y reales. En el espacio anexo se proyecta un vídeo que reproduce la filmación en superocho de 1984 “Nueve Artistas Leoneses”, del pintor y director de cine, Luis Miguel Alonso Guadalupe. En la obra aparecen Andrés Viloria, Castorina, Toño, Eloy Vázquez Cuevas, Modesto Llamas, Petra Hernández, Miguel Ángel González Febrero, Juan Carlos Uriarte y Enrique Estrada. Un proyecto documental y experimental en el cual el único diálogo existente, se genera entre la cámara y los artistas trabajando en su estudio.

Obra de Luis García Zurdo.

Obra de Luis García Zurdo.

También se incorporan obras de otras exposiciones emblemáticas de este grupo abierto y permeable, varias de las celebradas en la Biblioteca Pública de León, en el año 1986 El Bodegón, y otra El Dibujo realizada en 1988. Ambas muestras supusieron la apertura e incorporación de otros artistas al grupo nuclear, en algunos casos más jóvenes, como Bernardino del Pozo, Manuel Ángel García, Isidro Valcuende, José Luis Marcos o Toño Benavides. De la muestra El Bodegón se aporta una pieza de gran delicadeza, luminosidad y sentido vibratorio de Toño; dos composiciones tensas, gestuales y expresionistas de Isidro Valcuende, que muestran cierta sintonía con tendencias neoexpresionsitas del momento; una emblemática y extraordinaria fotografía acuarelada de José Luis Marcos, que le ubica de pleno en los lenguajes de la fotografía plástica y con vinculación técnica no formal a algunos creadores de la Movida Madrileña, como Uka Lele. Del Dibujo se incorporan tres interesantes dibujos a tinta de Manuel Ángel García, en dos de ellos se incorpora el tema mitológico y se genera un diálogo entre el espacio arquitectónico de tipo fantástico y una figuración tensa dramática, distorsionada y deformada, que nos aproximaría a territorios plásticos del momento muy similares a los de Guillermo Pérez Villalta. José María Ampudia, presenta un magistral dibujo muy volumétrico, intenso y dramático: Batalla perdida, también otra obra que fue portada de la emblemática y radical revista Ajoblanco en su último número de 1980, una pieza que hace referencia directamente a cuestiones de género, muy en sintonía con los movimientos de reivindicación sobre el tema, un creador que ya contaba con vinculación y proyección nacional en aquellos momentos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al mismo tiempo hemos recreado-creado la exposición fallida Eros en León, con algunas piezas que corresponden a la época y fueron realizadas específicamente para la muestra, complementadas con otras que tienen que ver con el tema pero no se realizaron para la propuesta. La sección se inicia con una pintura de Petra Hernández El Barranco, calle emblemática y simbólica por sus connotaciones en relación al tema sexual. Bernardino del Pozo presenta en una composición acuosa y con una figuración suelta, libre e insinuada sobre un fondo en el que se diluye, una pareja realizando sexo oral simultáneo. Toño incorpora una secuencia narrativa y hace más explícito el motivo en su tríptico Sueños en el jardín erótico, incorporando un colorido intenso y gran luminosidad. La imagen grotesca y lasciva la aporta Miguel Ángel Febrero con el retrato expresionista, viscoso y putrefacto del Cardenal. Las insinuaciones eróticas a medio camino entre la abstracción y figuración, surgen con gran fuerza gestual y cromática en Modesto Llamas con Violandro o Llamando a la puerta. Juan Carlos Uriarte con un ready-made manipulable Maquina de follar se hace explícito y directo. En el ámbito de la escultura Pombo de los Arcos presenta un bajorrelieve batido en cobre de un desnudo de mujer voluptuosa y con tratamiento clasicista; mäs rupturista y de interés es Al Viento, figura femenina, delicada y sensual con influencias de Julio González en el tratamiento y construcción formal, al incorporar la línea, el plano y el hueco en la configuración de la pieza, al igual que ocurre en el David.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De Castorina se aportan dos potentes, expresivas y magníficas formas globulares que insinúan, por medio de leves tratamientos de talla directa, las figuras: Reprimida y Mujer Colmada, obras que reflexionan sobre la íntima problemática de la mujer. Jesús Trapote incorpora una concepción profundamente monumental, con un tratamiento en las formas volumétricas muy potente y denso, generando en algunas ocasiones formas cerradas con una cierta estructuración geométrica. Un Ramón Villa de gran calidad en su construcción, se observa en el ordenamiento y tratamiento matérico del acero en el relieve Mi plato preferido; también aporta una pintura, Personaje muy densa y matérica con intensas aplicaciones texturales, generada en negros muy matizados y sutiles, en su vertiente mas informalista. Sendo con un sentido desgarrador, tenso, dinámico y un perfecto control técnico del dibujo, el espacio, la perspectiva, el volumen y la atmósfera, nos introduce en un territorio de nueva figuración muy interesante, que en algunas ocasiones se acerca a una especie de abstracción dinámica constructiva Acumulación erosiva y en otras a un cierto realismo pop Caballo. Juan Carlos Uriarte nos propone en Al-Ándalus (Homenaje a Marcos), un cierto apropiacionismo fotográfico, combinando una estricta abstracción geométrica con un tratamiento hiperrealista perfecto, casi preciosista, que nos plantea en estos años la interrelación y diálogo entre los dos lenguajes creativos, el pictórico y el fotográfico; por otro lado en Antes y después, obra plenamente hiperrealista técnicamente, nos introduce en la secuencia narrativa que aporta el elemento tiempo y también un cierto sentido conceptual.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hiperrealistas también son algunos cuadros de los ochenta de Miguel Ángel Febrero La Casa de Comillas, La ventana, aunque en Kiosko de Independencia parece tener un enfoque más actual en relación al momento, con un leve toque pop y una cierta proximidad a algunas obras de Antonio López. En el extremo opuesto, el del informalismo matérico, nos encontramos con dos magníficas obras de Andrés Viloria, en las cuales alcanza máximo protagonismo la propia materialidad del soporte, en este caso la madera, tanto la madera natural como la industrial. El procedimiento y técnica parece negar lo pictórico, que surge por medio de unas leves entonaciones difuminadas en una de las piezas, dando la máxima significación al rasgado, el hueco, la huella, el vacío, en unas formas esquemáticas, básicas, primitivas, esenciales y que incorporan un sentido ancestral a las piezas. No podían faltar varias obras de uno de los grandes maestros y técnicos de este momento Eloy Vázquez Cuevas, una de ellas que hace referencia a un tema clásico pero revisionado, transformado y sugerido desde un tratamiento y enfoque muy matérico y pictórico de gran fuerza expresiva Menina. Otra composición de tremenda tensión y calidad es Puerta a ninguna parte. De Enrique Estrada se han escogido unas piezas muy pequeñas pero de una gran calidad, de la vertiente más expresionista y crítica desde una perspectiva política S/T y General, con ciertas vinculaciones con la serie Los cuatro dictadores de 1963 de Eduardo Arroyo. También se presenta un díptico de Esteban Tranche que no formó parte del grupo, pero ha mantenido una estrecha relación de amistad y profesional con Manuel Valdés. Sin duda uno de los artistas que en esos años contaba con una mayor proyección nacional e internacional. Una pieza neofigurativa que utiliza la línea como elemento constructivo, de gran luminosidad e intensidad cromática, de esquematismo esencial, que genera una energía interior desbordante y un efecto vibratorio muy enérgico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En relación al mundo de la ilustración se incorpora un trabajo magnífico de Tino Gatagán, que en los ochenta ya alcanza un nivel nacional y consigue el premio Lazarillo de Ilustración en 1982 y 1985. Toño Benavides que había participado en el cómic emergente de León con Miguel Ángel Martín en NIMBUS, participa en el IV Salón de Barcelona consiguiendo una gran proyección nacional de su trabajo. En la exposición se muestran varias ilustraciones de gran intensidad plástica y dramática que son tremendamente evocadoras y sugerentes. Lolo, miembro integrante de los primeros pasos del cómic en León, nos aproxima con gran definición formal y lineal una visión introspectiva del intelectual Manuel Valdés, por medio de una caricatura. También se incorpora el cartel histórico, excelente, polémico y reivindicativo de las fiestas de San Froilán de 1974 de Manolo Jular, que fue retirado inmediatamente por orden gubernativa, por su cita explícita a la República. Manuel Valdés se refería al mismo en los siguientes términos: “Manifiesto que anunciaba la libertad creadora del artista en la sociedad leonesa contemporánea”. También se incorporan dos pequeñas obras, de 1986, muy interesantes y poco conocidas de Manolo Jular, de dibujo muy suelto, gran esquematismo lineal y colorido plano figurativas de dibujo muy suelto, gran esquematismo lineal y colorido plano. Este artista siempre mantuvo una conexión directa con lo que ocurría en León durante su larga estancia en Madrid.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La muestra pretende poner en valor el ambiente cultural de este periodo y la intensa actividad creativa y artística que se generaba en estos espacios de encuentro, así como dejar constancia de que muchos intelectuales y artistas leoneses estaban vinculados o conocían lo que se hacía en el resto del país e incluso fuera, puesto que algunos habían estado en Madrid, Barcelona, París, Londres, Alemania, como Tino Gatagán, Jular, Calzada, Vargas o Zurdo, entre otros, y que sus propuestas también tenían una cierta repercusión o proyección fuera de nuestra provincia, aunque muchos de nuestros creadores tuvieran que salir de León para realizar su trabajo al igual que otros muchos de otros lugares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Relación de artistas en la exposición homenaje a Manuel Valdés:

  1. Luis Miguel Alonso Guadalupe (vídeo “9 artistas” exposición Astorga 1984).
  2. Castorina, escultura, grabado.
  3. Miguel Ángel González Febrero, pintura, grabado.
  4. Petra Hernández, pintura, grabado.
  5. Andrés Viloria, pintura, grabado.
  6. Enrique Estrada, pintura, grabado.
  7. Antonio García García (Toño), pintura, grabado.
  8. Juan Carlos Uriarte, pintura, escultura, grabado.
  9. Luis Saenz de la Calzada, pintura, dibujo y grabado.
  10. Modesto Llamas Gil, pintura, grabado.
  11. Eloy Vázquez Cuevas, pintura, grabado.
  12. Alejandro Vargas Aedo, pintura.
  13. Sendo García Ramos, pintura.
  14. José Gracia, pintura.
  15. José María Ampudia, dibujo.
  16. Toño Benavides, ilustraciones.
  17. Manuel Ángel García, dibujo.
  18. Jesús Trapote, escultura.
  19. Ramón Villa, pintura, escultura.
  20. Bernardino del Pozo, pintura.
  21. Isidro Valcuende, dibujo.
  22. Tino Gatagán, ilustración.
  23. Luis García Zurdo, pintura.
  24. José de León, pintura.
  25. Jesús Pombo de los Arcos, escultura.
  26. José Antonio Sarmiento, cerámica.
  27. José Luis Marcos, fotografía, escultura.
  28. Julio San Martín, cerámica.
  29. Manolo Jular, pintura.
  30.  José Luis Aller, viñetas.
  31. Esteban Tranche, pintura.
  32. Lolo, ilustración.

Información relacionada:

Luis García Martínez.

Luis García Martínez.

Un Comentario

  1. Anónimo

    No dejaré de verlo.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: