TAC / Carolyn Carlson no baila sola

Carolyn Carlson durante el espectáculo "Diálogo con Rothko, solo", en el LAVA, que sirvió para inaugurar  la XV edición del TAC © Fotografía: Gerardo Sanz.

Carolyn Carlson durante el espectáculo “Diálogo con Rothko, solo”, en el LAVA, que sirvió para inaugurar la XV edición del TAC.
© Fotografía: Gerardo Sanz.

Por MAGDALENA ALEJO

Con esta leyenda viva de la danza contemporánea ha comenzado el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid (TAC). Carolyn Carlson llenó la sala Concha Velasco del LAVA de la ciudad ante un público hambriento por verla y disfrutar de su montaje, Diálogo con Rothko, solo.

Un homenaje a este pintor expresionista abstracto donde en ocasiones se podía pensar que la bailarina entraba en una meditación con él, bailando juntos en el escenario. Apoyada por un violonchelo, y con el asesoramiento del actor y teórico escénico japonés, Yoshi Oïda, otro grande de la escena, el espectáculo se sumerge en el cuadro de Rothko Black, Red over Black on Red.

Una ejecución técnica magnífica, precisa y cargada de sensorialidad y sensualidad a partes iguales. Una Carlson entregada al trabajo, tiene acostumbrado al público a una perfección y amor a su arte, extremo. Hacía tiempo que no pisaba nuestra región, la pudimos ver en el FACyL de Salamanca hace unos años, también con un solo en el escenario del Centro de la Artes Escénicas y la Música (CAEM); esos edificios fríos que se pusieron tan de moda en los 90 para acoger espectáculos imposibles de comunicar con el público, que se encontraban lejos del escenario. Y otra visita anterior, en el teatro Calderón de Valladolid dentro de la lamentablemente desaparecida Muestra Internacional de Danza que se hacía en la ciudad, con una versión de la Divina Comedia de Dante; algo magistral e inolvidable.

Carolyn Carlson durante el espectáculo "Diálogo con Rothko, solo", en el LAVA. © Fotografía: Gerardo Sanz.

Carolyn Carlson durante el espectáculo “Diálogo con Rothko, solo”, en el LAVA.
© Fotografía: Gerardo Sanz.

Ahora regresa a la ciudad vallisoletana con la misma frescura y dinamismo que entonces, Carolyn Carlson ha cumplido los 70, pero en escena se transforma en alguien atemporal que da forma al movimiento. A veces comprensible, otras insinuante. Fue una oportunidad para ver bailar y comunicar a una maga de la danza, dejarse llevar sin pensar, sentir sin juzgar; aun así una propuesta arriesgada que solo artistas de esta categoría se pueden permitir por trayectoria, talento y renombre. Quizá alguien menos conocido, hubiera sido más cuestionado en el trabajo, pero qué duda cabe que los años sirven para establecer un límite fuera de las opiniones humanas. Carolyn Carlson baila en las alturas del arte.

Noticias relacionadas:

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: