“El éter bajo la montaña”, una obra de Manuel AO sobre la locura como liberación, inspirada en la poesía vital de Mareva Mayo

El próximo 18 de mayo de 2019 se estrenará en el teatro El Albéitar (León), en una única función, la obra “El éter bajo la montaña”, escrita por el actor y performer Manuel AO a partir de textos y vivencias de Mareva Mayo, una de las voces más desgarradas y convulsas de la poesía leonesa. La obra habla de un tema controvertido: la locura, el sufrimiento de la mente… pero desde las teorías de la antipsiquiatría e intentando combatir la estigmatización de las personas diagnosticadas con trastornos mentales y neurológicos.

Las entradas se pueden adquirir de forma anticipada desde el día 6 de mayo, al precio de 8 euros, en los bares Santo Martino, Ret Marut y La Revuelta.

Por ELOÍSA OTERO

Recuerda el actor Manuel AO que fue en 2016 cuando conoció a Mareva Mayo, al preparar con ella un proyecto para UROGALLO, I Festival de Poesía Expandida. “Desde los primeros ensayos, en el local de Genzo P, quedé fascinado por su poesía. Luego estuvimos hablando y bebiendo, y ella me contó cómo se había desarrollado su primera psicosis. Me recordó mucho a una tía mía, diagnosticada de esquizofrenia, y me pareció que aquello había que contarlo”.

Manuel AO empezó a investigar en el ingente blog de Mareva, Hoguera de ideas, donde esta joven poeta va dando cuenta de su vida como una forma de vaciarse. “Mareva es pura poesía, aplica un filtro poético a sus relaciones con los demás, utiliza la poesía como un mecanismo de conducción hacia el otro… Me pasé unos cuantos meses leyendo su blog, sobre todo las entradas que pertenecen a su diario personal, y que ella no corrige, ni relee, ni puntúa…. Cuando se lo conté, me dijo que estaba loco, pero también me autorizó a usar ese material como yo quisiera. Y, así, después de seleccionar algunos textos, en el verano de 2018 comencé a darle vueltas a algunas ideas para montar una obra en forma de monólogo. Contacté después con Beatriz Aldazábal, y le propuse que me dirigiera”.

Ambos, actor-creador y directora, llevan ya seis o siete meses trabajando en esta obra y ensayando. “Hemos creado un personaje principal que no es Mareva, aunque esté inspirado en ella. Porque Mareva, que tiene una hipersensibilidad hacia la realidad, ha sufrido varias detenciones violentas, en las que ha reaccionado de forma muy antisistema y ha sido duramente reprimida. Y la obra, en definitiva, habla de eso, de cómo el sistema puede diagnosticar, medicar y reprimir a una persona; de cómo el verdadero problema, más que la enfermedad mental, es el estigma”.

A Beatriz Aldazábal, la directora, el proyecto le pareció interesante desde el principio: “Primero porque se trata de una obra de teatro-documento, a partir de la investigación con Mareva, y porque aborda un tema complicado, como es la enfermedad mental y el mundo del cerebro. Pero, además, porque ver a alguien como Manuel AO crear algo con tanta pasión… merece la pena”.

Desde el principio Beatriz tuvo claro que debía trabajar a partir del “respeto” hacia un material muy personal, tanto de Mareva como de Manuel AO. “Yo también me puse a investigar en el blog de Mareva, que está lleno de imágenes y despierta muchas pulsiones, y empecé a trabajar con Manuel mediante preguntas”.

Son conscientes de que la obra habla de un tema controvertido: la locura, el sufrimiento de la mente… “pero desde las teorías de la antipsiquiatría, que no busca sanar, sino escuchar a la persona e intentar trabajar con ella desde esa escucha, sin adentrarse en lo farmacológico”, explica Manuel AO, consciente de que “muchas personas diagnosticadas como enfermos mentales acaban generando códigos y formas diferentes de interpretar el mundo”.

Como ejemplo, sirva la manera en que Mareva Mayo, a sus treinta y pocos años, se presenta como escritora y poeta: “Empecé a escribir cuando dejé de adaptarme a la especie, a la sociedad y a mí misma. Dejé la escuela y el futuro que querían inculcarme para poseer la luna. Perdí la luna, conocí el manicomio, el lsd, los calabazos, la alucinación, el dolor de no ser. La escritura me sacó de allí. La escritura fue el único tejido que rompía la opacidad de los escenarios y hundía en el hueso el viento que podría sacarnos de aquí, siendo humus y sangre, matriz y fin”.

  • Aquí puedes ver las FOTOS DEL ESTRENO que ha colgado JUAN LUIS GARCÍA en su fotoblog.

Manuel AO en el estreno de “El éter bajo la montaña”. Fotografía de Juan Luis García. Haz un click…

Una docena de personajes

En la pieza final, de gran complejidad técnica (ya que incorpora danza, títeres, vídeo en directo…) y unos 70 minutos de duración, Manuel AO interpreta a un total de doce personajes a lo largo de más de 30 escenas. “La obra busca generar polémica, que dentro del teatro contemporáneo es una buena forma de contar. Porque los villanos de esta historia no son los locos, que muchas veces no son tan locos, sino toda esa gente respetable que en el fondo es racista, machista, xenófoba, violenta, corrupta, represora… y que dentro de la obra son ‘los monstruos’, los que marcan al enfermo con un estigma del que no conseguirá librarse nunca. La sociedad tiene que tomar conciencia de su parte de culpa en lo que se denomina enfermedad mental”.

Desde esa perspectiva, Manuel AO explica que “Mareva ha tenido que defenderse muchas veces de la violencia institucional, abanderando una lucha revolucionaria contra lo que nos oprime y reprime”, y llega a definir a la joven poeta leonesa en la que se inspira el texto como “una Robina de los Bosques”.

“Para muchos esquizofrénicos el problema no es escuchar voces… el verdadero problema es el estigma que pesa sobre ellos”, insiste Manuel AO, quien en todo momento ha querido respetar la visión y la tesis de Mareva Mayo, en el sentido de que, como ella misma dice: “La enfermedad no existe, la enfermedad es un momento político-social-emocional que fluye y que siempre tiene retorno”.

La propia Mareva Mayo conocerá el resultado de todo este proyecto el mismo día de su estreno. “Mareva ha vivido en Villamanín, a los pies de una montaña, pero hace unos meses decidió irse a vivir a un pueblo asturiano, junto al mar. Ella defiende los valores terapéuticos de la naturaleza y del mar, que hace que no necesite tantos fármacos y le genera tranquilidad y confianza”, apunta Manuel AO.

A la izquierda, Manuel AO junto a Mareva Mayo durante una jam session poética, en la sede de la asociación UAW/MF, con Víctor M. Díez (a la derecha) y Eloísa Otero (de espaldas).

:: Sobre “El éter bajo la montaña”

Hay una mentira que me ha convencido para siempre y es que escribir sirve de algo.
Mareva Mayo (De su blog Hoguera de ideas)

Un mundo vuelto al revés
“El minutero de la vida. La vida se compone de unos pocos momentos aislados. Sumamente llenos de sentido, y de intervalos en los que, a lo sumo, se proyectan sobre nosotros las sombras de esos momentos. El amor, la primavera, una bella melodía, la montaña, la luna, el mar… todo nos habla plenamente una sola vez al corazón, si es que todas esas cosas llegan alguna vez a expresarse por entero. Pues muchas personas no conocen en absoluto ninguno de esos momentos y ellas mismas son intervalos, silencios en la sinfonía de la vida real”.
Friedrich Nietzsche

Notas en torno a la obra:

El montaje “El éter bajo la montaña” despieza, ante nuestros ojos, una realidad corpórea que nos inquieta desde el primer momento. La locura, la sinrazón es ese mecanismo liberador que nos sanciona y que pone en entredicho los pilares fundamentales de nuestra Racionalidad, véase: nuestro sistema económico-productivo, nuestra moralidad y nuestro sedimento religioso.

Desde la perspectiva más clarividente: nosotros, los llamados cuerdos somos, en todo caso, seres aun no diagnosticados. O no nos hemos atrevido a bailar con nuestra locura (con nuestra íntima libertad). O temblamos en un extraño equilibrio intermitente en que solo el miedo, los fármacos o la represión, hacen que nos mantengamos dentro de la raya.

¿Es una chifladura que alguien reivindique la locura como liberación y que sostenga que la enfermedad no existe? “La locura es morar lo que la razón no entiende”, afirma Mareva Mayo, la poeta que vive en la montaña (y que es la co-autora de los textos e inspiradora de la pieza).

La obra se propone como un mosaico escénico. Por su fragmentación dramatúrgica y física, por la compleja interpretación de Manuel AO (quien ha concebido el espectáculo y firma parte de su escritura). Los textos son troceados en el cuerpo desmembrado en un juego teatral-audiovisual de gran riesgo. Pero el mecanismo de sentido hace girar dos ruedas ocultas en sentido contrario.

En una dirección, se van uniendo los fragmentos del cuerpo en primer plano: el pie, la boca, el puño, otras partes de la cara, las cabezas… Esas teselas van componiendo al muñeco, al jicho. El llamado “loco” es una suerte de criatura del doctor Frankestein. Un espantapájaros espanta-gentes, la lucidez incómoda, la conciencia de lo que no soy (y/o no debería ser), los puros miedos, el dolor.

En la otra, el aparente sentido. Pero la cuerda de la cordura aprieta. No permite que nadie pinte fuera de la silueta que nos dan, que nos damos. En este lado, el montón de materia se argamasa como un todo uniforme. Cuando esa “pasta social” se hace a la vista, lo que se ve es una acumulación caótica y desordenada de elementos que no son del todo nosotros, pero nos invaden, nos habitan, nos ocupan: el abusón, el casero, la vecina cotilla, el policía, el psiquiatra, el celador…

Rápido, uno entiende la mala noticia. No hay escapatoria. Nadie quiere ser el loco, el otro. Pero… ¿quién querría ser nosotros?

Una tensión permanente e irreconciliable entre un espacio mental que radicaliza su independencia, que reclama la locura como liberación y un espacio público como Razón con mayúscula, imagen de un poder que arrastra a su “normalidad” como mera normativa castrante.

  • Obra recomendada para mayores de 18 años.
  • Duración: 70 minutos

Ficha técnica y artística:

  • Idea original: Manuel AO
  • Producción: Acéfalo Narciso Teatro
  • Textos: Mareva Mayo y Manuel Alonso
  • Dirección: Beatriz Aldazábal Rivas
  • Dramaturgia: Beatriz Aldazábal y Manuel Alonso
  • Actor: Manuel Alonso
  • Diseño sonoro: Daniel Spencer, Genzo P. y Andrea Soto
  • Iluminación: Javier R. de la Varga
  • Espacio escénico: Alex Saenz de Miera y ANT
  • Vídeo: Isabel Medarde
  • Vestuario y títeres: Sonia Pacho y Fernando Arasco
  • Imagen Gráfica: Eduardo Fandiño
  • Prensa: Carlos Ordás
  • Textos complementarios: Víctor M. Díez

Agradecimientos especiales a:

  • Beatriz Martínez Garcia, Iván Renedo, Alicia Gonzalez Gonzalez, Esther D. Jové, Jorge Arias de la Torre, Eloísa Otero, Manuel Alonso Fernandez, Margarita Ortega Fernandez, Ana Paniagua, Cesar “Esguinze”, Pablo Parra, Daniel Cascón Mielgo, Pedro “El argentino” y Asociación UAW/MF.

Mareva Mayo y Manuel AO durante una lectura en El Gran Café el 16-11-2018. Foto: Eloísa Otero.

:: Un poema de Mareva Mayo

Nunca tuve nada que prometer
Nada que dar ni que pedir
Me hermité en un cangrejo y me entregué al sadismo de la mar
Sufro la deriva pero la deriva también es mi horizonte y mi bálsamo
Soy un parásito económico del alzar del esperpento capitalista
Y lo que tomo lo tomo como toman los mosquitos tu censura semántica
Y como toma la luna tu pesadilla de la muñeca de esparto tragándote el corazón
Yo nunca me adapte al sistema
Por eso viví mi psicosis y mi pacto de brujas y de lobos
Con mi prometido no retorno ni ancla
Con mi lluvia de ácido sobre el camino que ellos siguieron
A mí nunca me adaptaron ni a sus piaras ni a sus oficinas ni a sus escuelas ni a los círculos ni a las nóminas ni a sus señales
Nunca me incluyeron ni en sus fiestas ni en sus cementerios
Nunca me quisieron ni como amigo ni como testigo ni como enterrador ni como el que riega las plantas ni como al que confían un secreto muerto
Nunca me juntaron las mamás de mis amigos ni el futuro de mis amantes
Ningún oficio ninguna productividad ningún almanaque ni gloria ni reciprocidad
Y hoy sigo los perros y la mar moriré como todos mueren en una esquina cualquiera de un callejón cuando baja la helada y solo la luna habrá sabido
Y solo ella llorará

 Mareva Mayo (Poema extraído de su blog Hoguera de ideas)

Diseño del artista Eduardo Fandiño, para el cartel, a partir de un dibujo de Mareva Mayo.

:: Sobre Acéfalo Narciso Teatro (ANT)

Acéfalo Narciso nace en 2014 de la mano de Manuel AO, con el objetivo de asumir montajes teatrales de difícil categorización huyendo de los espacios convencionales y recuperando textos de obras fundamentales, pero acaso hoy olvidadas.

Entre sus logros cabe destacar el trabajo en proceso Beat Room Hotel, una puesta en escena basada en la apropiación libre y razonada de distintos textos de la llamada “generación Beat” americana, presentada por primera vez en 2014 ante un reducidísimo aforo en una de las habitaciones del hotel Quindós de León. Una segunda versión de 2015, realizada en colaboración con Teatro El Mayal-ULE y dirigida por Javier R. de la Varga, fue presentada bajo el título de Hotel Las Vegas** en la Mostra Internacional de Teatro Internacional Universitario de Orense [Miteu] –donde obtuvo el Premio del Jurado al Mejor Espectáculo–, y unos meses después cerraba el ciclo de poesía Nombrando el porvenir. Encrucijada de poetas, celebrado en el MUSAC ese mismo año. En 2016, ANT presentó una nueva versión de la obra en la IX Semana da Poesía Salvaxe de Ferrol, bajo el título de Salvajes.

También en 2016, ANT presentó la pieza 60 bpm, un proyecto aleatorio e inestable que no eludía el componente experimental que caracteriza a esta compañía, a partir de textos de Manuel AO y Andrea Soto. Igualmente en verano de ese año realizó la dramaturgia Monasterio, creada de forma específica para el tercer capítulo de Provincia TESLA –festival de experimentación electrónica itinerante por la provincia de León–, en un espectáculo de más de dos horas y media de duración que tuvo lugar en el interior de diferentes estancias del Monasterio de Carracedo, en El Bierzo.

A finales de octubre de 2016, ANT participó en Urogallo. I Festival de Poesía Expandida de León, con la obra Ser no representable, en la que Manuel AO y Javier R. de la Varga –en su doble faceta de actor y director del montaje– llevaban a escena la compleja serie poética del mismo título del poeta leonés Víctor M. Díez.

En abril de 2017 participa por segundo año consecutivo en la Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol, con el estreno absoluto de la obra Post Scriptum.

Han colaborado con ANT distintos artistas y actores, como Andrea Soto, Eduardo Fandiño, Víctor M. Díez, Carlos Ordás, Emma Delgado, Alejandra Nieto, Javier R. de la Varga o el músico Genzo P., así como la compañía de moda Kosikas y Telares (KT), responsables de gran parte del vestuario de la compañía.

En Mayo de 2017, la compañía estrena la obra La línea del frente, obra de teatro del absurdo para todos lo públicos. A lo largo de 2018 la compañía crea varios proyectos teatrales y de improvisación entre los que cabe destacar: Ruta anarquista de León y Bazar diez mil millones.

:: Sobre Manuel Alonso Ortega

Manuel Alonso Ortega. Fotografía: Miriam Vega.

Manuel Alonso Ortega (León, 1979) es actor y director teatral. Fundador de la compañía Acéfalo Narciso Teatro e integrante del grupo teatro El Mayal. Cursó estudios de arte dramático en la escuela municipal de León y ha participado como actor en obras teatrales, vídeo-clips, cortometrajes o sesiones fotográficas.

Como director ha dirigido obras propias como Beat Room MotelPost Scriptum, 60 BPM o La línea del frente. Además, ha dirigido desfiles de moda para la firma leonesa KT, o espectáculos de improvisación como Bazar Diez Mil Millones.

Como performer ha desarrollado proyectos como Pornoterrorismo  o Kastigo. Pertenece a los colectivos artísticos Nock, ROTUMDO o Producciones Infames, y ha colaborado con artistas como Andrea Soto, Alba Gonzalez, Javier R. de la Varga, Victor M. Díez, Ildefonso Rodríguez, Luis M. Campo, Genzo P o Javier Iriso, entre otros. Además es miembro fundador de la asociación UAW/MF.

:: Sobre Beatriz Aldazábal

Beatriz Aldazábal.

Beatriz Aldazábal Rivas (Madrid, 1985) es licenciada en Arte Dramático, en la especialidad de Dirección de escena y dramaturgia, y técnico superior de Realización de audiovisuales y espectáculos.

Ha participado en varios talleres de danza-teatro, danza contemporánea, movimiento expresivo, contact improvisación, butoh, etc. con maestros como Wilfried van Poppel o Sabine Dahrendorf.

Ha realizado la dirección del espectáculo de calle La balada de la buena vida, basado en La ópera de los tres peniques de Bertolt Brecht, o la residencia artística para la creación de la pieza escénica Todos contra todos.

Actualmente compagina varios trabajos, entre ellos la dirección de la compañía leonesa Acéfalo Narciso Teatro, y la ayudantía de dirección en la Esad de Castilla y León.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Un Comentario

  1. Pingback: “El éter bajo la montaña”, la obra de Manuel AO sobre textos vivenciales de la poeta Mareva Mayo, se estrena en El Albéitar | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: