PATIOS (7) / Crónica / Patio de luces y de sombras

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Crónica del séptimo encuentro del proyecto “PATIOS”, organizado por el colectivo Producciones Infames (Pi) y celebrado el martes 8 de septiembre. El patio central del Colegio Oficial de Arquitectos de León (COAL)  sirvió de escenario para Meta A. Morfosis, un proyecto conjunto del equipo de diseñadores Kosicas y Telares —que presentó al público su primera colección de ropa punk— y la compañía Acéfalo Narciso Teatro.

Por VÍCTOR M. DÍEZ

Bajo la inquietante etiqueta de Meta A. Morfosis, nos convocan las gentes de Pi. Trescatorcedieciseis, pensarán los no iniciados. No. Pi, Producciones infames, son una especie de sociedad secreta artístico-cultural, una mezcla de la mejor tradición de la masonería medieval y el underground del último tercio del siglo XX, que operan en la ciudad desde hace algún tiempo. Un puñado de rebeldes y forajidas, que emplean la imaginación y la creatividad como únicas armas. Su cúpula es muy peligrosa para el inmovilismo, la ranciedad y el gusto acomodado. Su capacidad operativa no deja de sorprender a las fuerzas y cuerpos de seguridad cultural (de hecho, la mayoría sólo se enteran a pollo pasado). Reivindican sus acciones en plataformas no convencionales ni oficialistas, siendo Tam Tam Press su portavoz para la última cadena de acciones: Patios.

El patio de su creatividad no es particular, cuando llueve también moja a los demás. A los que escuchan, a los que son sensibles a la improvisación llena de vida de sus actos. Y así, patio a patio, han pasado el verano. Llegar, descargar, actuar, plegar, desaparecer. Ese es su modus operandi, su escena de guerrillas.

La convocatoria del pasado martes 8 de septiembre era a las 20, 15 horas, en el patio central del COAL (Colegio de Arquitectos de León). Vaya por delante el agradecimiento de público y crítica por la cesión de tan singular lugar. Pero es imposible no pensar en ese espacio como una metáfora infantil. El patio del colegio de arquitectos. Suena al lugar en que los arquitectos salen al recreo, a jugar con sus construcciones del Lego ¿no? Después, fuimos sabiendo que la cosa iba de terror y no quisimos ahondar en el humor negro, ligando los términos terror y arquitectura, que podrían dar mucho de sí. Lo que poca gente sabrá es que el último morador de la estirpe Gaviria defendió hasta su muerte que en el Palacio hubo un fantasma. La presencia desapareció, según los propietarios, en el incendio que asoló el Palacio en 1943. Un fantasma quemado en un incendio. Ahí la cosa se ponía interesante. El trampantojo estaba servido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No sabríamos decir qué inquietaba más, ya desde la misma entrada por el portalón de la finca, si la jaula vacía, si la extraña pieza escultórica sobre la peana; acaso el maniquí blanco con alas negras, al fondo o el ramillete de crestas punkis semiapagadas que parecían haberse teletransportado desde finales de los setenta o principios de los ochenta. “Cuando despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto…” ¿De qué nos quería advertir Kafka, susurrándonos en el oído con la magnética voz de Manuel AO Ortega? Las dos señoras ataviadas con cinturones y diademas brillantes y su estratégica posición ante la mesa de unos más que probables canapés, nos hacía temer lo peor.

Pero qué Metamorfosis es ésta, nos preguntábamos mirando hacia el metal oxidado del cerramiento del techo. Las sillas dispuestas para crear la pasarela nos daban alguna pista. “No es el último disco de una banda heavy metal finlandesa, no es la novela fetiche de S. King, no es una droga psicodélica…” repitía Manuel, el conductor de la gala, con el atavío y la rubieza de un Burt Simpson que hubiese crecido demasiado para su endiablado patinete.

Los nervios en el back stage, las idas y venidas de los regidores, Carlos y Andrea, Genzo lleno de cables, la tenue luz, los girones de telas, hilos, alambres, cueros y demás materiales por el suelo, las encargadas del catering (Zon Lu y Scalpellino piedra) a todo gas, la maquilladora (Rebeca San Millán) y la peluquera, en espíritu, (Mercedes Castro) dando los últimos retoques a las modelos… todo preparado para comenzar a insuflar vida al romántico monstruo hecho de retales y piezas recicladas.

Tachán, ante nuestros ojos la primera colección de los diseñadores de “Kosicas y Telares” (Sonia Pacho y Fernando Esteban), un trabajo arriesgado, de investigación. Se desarrollan técnicas de estampación, impresión, materiales reciclados, la customización y el patronaje. Una colección de piezas únicas que exhalan la nostalgia de los movimientos punk setenteros y cuya estética post-apocalíptica se tambalea entre la dulzura de un veneno y el amargor de una droga, se lee en el folleto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo cierto es que las expresivas modelos pasearon ante nosotras una colección de materiales de lo más diversos, cargados de detalles sorprendentes y estimulantes: gafas negras de un solo ojo, cartucheras de cuero, telas llenas de girones con sentido, cintas, tules, botas, tachuelas, cuellos de cremalleras o tocados tan originales como un cinto de pinchos o una máscara de gas. Tampoco pasaron desapercibidos los nombres de las piezas: Azul mimético, Dark girl, Punk 79, Dulce locura, Escocia salvaje, Hemoglobina, Post Berlinale o Burlesque. Todas las modelos nos parecieron bellas, comprometidas con el asunto, buenas actrices y con mucha conversación. Magníficas: Sandra, Txiry, Berta, Nika Lauda, Sandra, Jennifer, Paula y Jolene.

El pase fue, pues, una suerte de puesta en escena performativa al cuidado de Acéfalo Narciso, donde los textos de Kafka, Mary Shelley, Bram Stoker, Robert Louis Stevenson, Edgar Allan Poe, Oscar Wilde y Gastón Leroux, se iban mezclando con las músicas de Notone (David Encina) una sutil mezcla de B´52, The Cure, Rinocerose, Anne Clark versionada o Nitzer Ebb.

Lo cierto, si les digo la verdad, es que yo me lo pasé muy divertido y miedo, miedo… Bueno, sí, casi me estremecí cuando Fandiño (el as gráfico) me encañonaba con su ojo medio guiñado durante la subasta, cuando las dos señoras de los cintos y las diademas brillantes vieron salir “los rulos de cecina con mouse y aceite de algas o las cucharitas de crema de bonito a la mostaza con tomatito cherry y semilla de…” –Eh, señora, no empuje, que estoy trabajando. También me dio miedo el maniquí exterminador, el Canario bailando, Carlos con el pelo corto y las pistoleras de axila (que apestaba a pasma de serie americana de los 70´s), algún amigo de los diseñadores y el último vino, ése que sacan al final para acabar con los recalcitrantes como yo.

PATIOS (7). 8 de septiembre.

PATIOS (7). 8 de septiembre.

Información relacionada:

  • Todos los PATIOS en TAM TAM PRESS (medio de comunicación oficial del proyecto “PATIOS”)

Contacto:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Pingback: “Versión original”, un desfile de ropa punk vintage de Kosikas y Telares en colaboración con Eduardo Fandiño | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: