“Continente”, un poemario descarnado de Silvia Abad Montoliú

Portada de “Continente”, un poemario poemario de Silvia Abad Montoliú.

El segundo número de la colección de libros ‘A cuentagotas’ acaba de llegar a las librerías. Se trata de un libro de poemas de la joven leonesa Silvia Abad Montoliú, titulado ‘Continente’ (Eolas Ediciones).

La colección está auspiciada por la Concejalía de Juventud, a través del programa de ocio alternativo es.pabila, y nace con criterios de calidad y vocación de continuidad, al cuidado de Eloísa Otero, con diseño exterior y portadas de Rocío Álvarez Cuevas.

Reproducimos la ‘Nota de la editora’ que figura al final del libro, y algunos poemas:

Naufragios y poemas descarnados de Silvia Abad Montoliú

La memoria es el puño cerrado frente al ojo.
Silvia Abad Montoliú

Por ELOÍSA OTERO

Los once poemas de su primer libro, La noche que dejó de ser un animal, nos dejaron a sus lectores un poso de emociones contradictorias. Reunidos cuando la autora acababa de cumplir veinte años, esos once poemas exudan una poesía desafiante desde la cual lucidez y ternura, amor y oscuridad, sorpresa y decepción… se enredan, con delicadeza rimbaudiana, en metonimia infinita. [La frase anterior no deja de ser campanuda, pero de alguna manera expresa mi contrariedad como lectora, también mi afán en seguir tirando de ese ovillo].

Silvia Abad Montoliú escribe, realmente, «a cuentagotas», lo sé desde que la conocí y le escuché recitar un poema por primera vez, hará siete u ocho años, cuando ella era adolescente. Antes de irse a Francia colaboró con distintos proyectos en la ciudad de León: Teatro El Mayal-ULE, Laboratorio Poético, Dolores de Poesía en los bares, el ciclo «Nombrando el porvenir. Encrucijada de poetas» que tuvo lugar en el MUSAC, la revista FAKE… además de intervenir en acciones diversas con otros poetas, músicos, actores y artistas circenses. Las circunstancias le han puesto muy difícil regresar a su tierra, pero sin duda ella era y es una de las jóvenes autoras leonesas que no podía faltar en esta incipiente colección de Libros… a cuentagotas. Así que le pedimos un nuevo poemario allá por marzo de 2020, y este es el resultado.

Ella dice que los poemas de Continente, trece en total, son «los restos de un naufragio». Que llevaba tiempo sin conseguir escribir lo que necesitaba escribir, buscando formas de expresar sin lograrlo realmente. Y puede que estos nuevos poemas hablen de esa frustración frente a la palabra escrita y no escrita, o puede que no. Porque, como los de aquel primer librito publicado hace cinco años, estos son poemas breves pero intensísimos, abiertos, sugerentes, discordantes, poderosos, rebeldes, despiadados, puros.

Primer poema del libro ‘Continente’, de Silvia Abad Montoliú.

«Sabe más el poema de mí que yo del poema», sentenció la autora cuando le preguntaron en una entrevista por el significado de los poemas de su primer libro. [Otra poeta, Olvido García Valdés, ha expresado eso mismo así: «El arte lo sabe todo del cuerpo del artista, por eso algunos poemas dicen cosas que quien los escribió tal vez no sabía»].

Silvia Abad Montoliú añadía en esa entrevista: «No puedo explicar un poema, y no creo que vaya a poder hacerlo nunca; es como intentar explicar una emoción, es una cosa muy abstracta. Crees que sabes por qué lo has escrito, de hecho sabes con qué intención lo has utilizado, pero cada vez que lo relees encuentras algo que no habías visto y con el tiempo empieza a significar otras cosas o te das cuenta de que podría significar mil cosas distintas, de que lo que querías contar en ese poema lo has contado sin darte cuenta en otro y viceversa…».

Uno de los “poemas tachados” de Silvia Abad Montoliú.

A Continente, primera parte de este libro, se le ha añadido una segunda parte, titulada Objetos, con una pequeña selección de «poemas tachados» («blackout poetry» en inglés, « poèmes opaques » en francés…). Se trata de un juego poético y visual de tachaduras sobre una página escrita, buscando un poema escondido a la vista. Je joue, donc j’écris

«Para los poemas tachados utilizo libros que recupero en la calle, en los puntos de intercambio de libros. Al principio eran ejemplares que simplemente no me interesaban, como novelitas de amor de los años 60 para pre-adolescentes, pero con el tiempo empecé a utilizar libros a los que les encontraba cierta magia, ya fuera por su contenido o por el vocabulario que fuese a encontrar dentro, lo cual me suponía un reto o un descubrimiento: libros viejos de anatomía, manuales sobre cómo utilizar un congelador de la época en la que acababan de inventarse los congeladores, tratados sobre la maternidad…», apunta Silvia Abad Montoliú.

Su volumen favorito, sobre el que sigue trabajando todavía (interviniendo de forma directa sobre sus páginas), es «un libro pseudocientífico de una señora que intenta convencer al lector de cosas raras y ofrece consejos… Se trata de un libro autoeditado y escrito íntegramente a máquina, que probablemente sea un ejemplar único; lo encontré en Luxemburgo».

¿Cómo los trabaja?: «Siempre arranco las páginas directamente del original, así solo tengo una oportunidad de hacer el poema que quería hacer. Si me equivoco o se corre la pintura y se estropea, aprendo a tener más cuidado para el siguiente». ¿Y no le apena destrozar esos libros? La respuesta es escueta, también tajante: «Trabajo sobre esa absurda sacralización del libro-objeto de la que pecamos un poco todos».

Tome pues, lector o lectora, este libro en sus manos y léalo despacio, a ser posible más de una vez, y déjese llevar, anote, tache, arránquele nuevos sentidos, párese a escuchar lo que cada poema sabe y nos dice de nosotros… náufragos, como la propia autora, perdidos en el océano de esas emociones íntimas y casi secretas que a veces, solo a veces, se logra expresar de manera ciertamente descarnada.

:: Sobre Silvia Abad Montoliú

Silvia Abad Montoliú.

Silvia Abad Montoliú (Valencia, 1995) es (casi) educadora social por la Universidad de León, ciudad en la que residió desde temprana edad. Ha cursado estudios de pedagogía y cine en la Universidad de Estrasburgo, gracias a una beca Erasmus. Actualmente reside en Lyon (Francia) donde, además de trabajar y desarrollar proyectos, estudia educación infantil, animación sociocultural y mediación.

Ha participado en la antología de relatos “Ocho nuevas voces”, en revistas como FAKE (León) y La revue des muses (Lyon), y en ciclos como “El Pasquín poético” (Concejalía de Cultura de León) o “Nombrando el porvenir. Encrucijada de poetas” (MUSAC).

“Continente” es su segundo libro de poemas, tras La noche que dejó de ser un animal” (Mr. Griffin Editor, 2016).

:: Sobre la colección ‘A cuentagotas’

‘Libros… a cuentagotas’ es una iniciativa del programa de ocio alternativo es.pabila (Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de León) para dar visibilidad al trabajo literario realizado por jóvenes autores y autoras menores de 35 años y vinculados a León. “Más allá del empeño entusiasta que han puesto en ella cuantos participan en su gestación, esta colección espera servir de acicate y estímulo, pero también de conocimiento del medio a quienes empiezan a dar sus primeros pasos como escritores y escritoras”.

La colección, al cuidado de la escritora y periodista Eloísa Otero, está abierta a todo tipo de géneros literarios: ensayo, poesía, narrativa, teatro y escritura experimental, entre otros, y nace con criterios de calidad y vocación de continuidad en el tiempo.

La imagen exterior de los libros ‘A cuentagotas’ es obra de la fotógrafa y diseñadora gráfica Rocío Álvarez Cuevas, que fue seleccionada a través de una convocatoria dirigida a jóvenes ilustradores para realizar las portadas. La selección de la editorial encargada de publicar los libros se realizó a través de un concurso administrativo adjudicado a la Librería Universitaria de LeónEolas Ediciones.

Los cinco primeros autores y autoras

El ensayo ‘La poesía leonesa y la Colección Adonáis. Una historia revisada’, de Sergio Fernández Martínez, ha sido el encargado de abrir esta colección y ya está en las librerías desde hace unos días.

Tras la publicación de ‘Continente’, de Silvia Abad Montoliú, en breve irán saliendo de imprenta un libro de metapoesía de Mareva Mayo, titulado ‘El velamen del desvelo’, y ‘La diáspora de las aves’, un poemario de Marina Gay Ylla. Un poco más adelante se publicará un diario de escucha del joven músico leonés Luis Martínez Campo.

Información relacionada:

Portadas de los tres primeros números de la colección de Libros… “A cuentagotas”:

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .