«Calendario celta», de Beatriz Larepa, un viaje por la simbología celta y sus tradiciones

Portada del libro de Beatriz Larepa, nº 11 de la colección ‘A cuentagotas’, con imagen y diseño de Rocío Cuevas.

‘Calendario celta’ (Eolas Ediciones), un trabajo de investigación de la ilustradora leonesa Beatriz Larepa, es el undécimo libro de la colección ‘A cuentagotas’ que ya está en las librerías. En él, la autora se adentra en la simbología celta y sus tradiciones, en un viaje personal «para volver a conectar con la naturaleza y sus ciclos». Su investigación adopta así la forma de un calendario «atemporal», ilustrado por la autora, al que algunas amigas han sido invitadas a colaborar con un pequeño «regalito» en forma de receta, ritual, meditación, poema… al final de cada capítulo mensual.

La colección ‘Libros… a cuentagotas’, auspiciada por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de León, a través del programa de ocio alternativo es.pabila, está al cuidado de Eloísa Otero, con diseño exterior y portadas de la fotógrafa y diseñadora gráfica Rocío Cuevas y con publicación a cargo del sello leonés Eolas.

Próximamente saldrán de imprenta otros tres volúmenes realizados en 2022: ‘Jazz en León’ (nº 12, ensayo) de Rubén Díaz Domínguez; ‘Cuentos ecofunkies (nº 13, narrativa) de Hara Alonso, y ‘Vacío’ (nº 14, miscelánea) de Diego Villoria Zapico.

«Este libro que tienes entre tus manos recoge con mimo y cuidado un proyecto artístico de investigación sobre lo celta. Se trata de un trabajo que pretende rescatar algunas tradiciones ancestrales con la intención de facilitar el vínculo que nos une con la naturaleza, la cual nos rodea y de la cual formamos parte. Un trabajo que muestra la influencia de la agricultura y ganadería en los rituales, que habla de los periodos temporales no establecidos (ciclos vinculados al Sol y la Luna), que plasma la figura femenina como representación de esta naturaleza y como sostén de la vida, y explica cómo estas tradiciones hoy en día aún perduran, aunque absorbidas por otras creencias y religiones. Con este calendario nos adentramos a la simbología celta y sus tradiciones. Un viaje de regreso personal para volver a conectar con la naturaleza y sus ciclos», explica Beatriz Larepa al inicio de su Calendario celta, del que reproducimos un fragmento de la «Introducción»:

«El imaginario colectivo de lo celta puede ser muy variable y personal. A través de esta esencia misteriosa de lo que considero una cultura inconcreta y a la vez presente, y de la cual me siento partícipe, nace este calendario. Desde un punto de vista artístico, se trata de mi interpretación personal, una visión subjetiva de lo que he podido investigar desde mi desconocimiento total,
sin ser una experta en la materia y tomándome la libertad de aunar conceptos desde lo celta, la religión pagana wicca y otras variantes que me resuenan y parecen atractivas. Considera, lector o lectora, esta investigación como un algo que nace desde mi centro, más que un recurso con rigor científico y certero».

Beatriz Larepa (León, 1987) es ilustradora de profesión y artivista comprometida con la transformación del paradigma social a través del arte por necesidad vital. Su curiosidad incansable le ha llevado a explorar distintas prácticas creativas: muralismo, collage, escultura, animación, performance, circo, poesía… hasta convertirse en una artista cuyo trabajo busca transgredir los límites entre disciplinas, pero también reflexionar y abrir el cuerpo y la mente a un cambio de consciencia.

Actualmente trabaja como educadora y mediadora artística, es ilustradora y diseñadora gráfica freelance y se dedica a la dinamización social en el ámbito rural a través del arte y la cultura.

:: Algunas ilustraciones del libro

:: Sobre «Calendario celta» y Beatriz Larepa

SER, ESTAR, PENSAR…
EN EL TIEMPO Y EN EL MUNDO

[Nota de la editora]

Terra allea e máis nosa, alén, no lonxe.
José Ángel Valente

Por ELOÍSA OTERO

Ilustradora, diseñadora gráfica, educadora y artivista, Beatriz Larepa (León, 1987) hace unos años que decidió abandonar la ciudad para vivir en un pueblecito de la ribera del Torío, desde donde se dedica a su profesión de manera freelance, y también a la dinamización social a través del arte y la cultura.

Su atracción por «lo celta» podría tener su origen en las raíces gallegas de una parte de su familia, la de su abuelo paterno, que era de Laracha, un pequeño municipio costero coruñés, en plena Costa da Morte, plagado de ruinas de castros celtas, pero también de restos megalíticos y neolíticos, como túmulos, mámoas… «Siempre he sentido curiosidad por las distintas culturas, por lo inconcluso, por lo mitológico…», apunta ella.

Calendario celta resume su investigación personal en torno al mundo y las tradiciones celtas vinculadas a la naturaleza y sus ciclos anuales. Los celtas creían en diversos dioses y en los poderes de la naturaleza, y consideraban los bosques como lugares sagrados. Su calendario estaba basado en la astronomía, y las posiciones del Sol y de la Luna determinaban el tipo de celebración y los rituales correspondientes a esa fecha, como recibir el año nuevo, festejar la luna llena, bendecir las cosechas y expediciones, recordar a los ancestros fallecidos, recolectar muérdago (planta a la que atribuían infinitas propiedades purificadoras y medicinales)…

Beatriz Larepa indaga en el rastro y en el espíritu de una cultura ancestral ligada a la naturaleza y a los cultos solares y lunares, con sus mitologías y sus arquetipos (druidas, bardos, brujas, hadas, magos, guerreros, campesinos…). Y se fija sobre todo en las mujeres, como representación de esa naturaleza y como sostén de la vida, como depositarias y transmisoras de sabiduría pero también de relatos, poemas y leyendas milenarias, muchas relacionadas con las plantas.

Su investigación, de forma fortuita, le llevó a encajar nuestros doce meses del año en un calendario con el encanto mágico de lo que para muchos no deja de ser un mundo lejano y perdido, un mundo que prácticamente ha sucumbido en nuestros días, frente al materialismo insensato impuesto por el capitalismo. Pero un mundo, también, no lo olvidemos, que como todos los mundos se puede inventar, construir, reconstruir, crear… aprovechando lo mejor de tradiciones que todavía perduran, aunque, como explica Larepa, absorbidas por otras creencias y religiones.

Sabemos que el término «celta» es ambiguo y que se puede «usar» en muchos sentidos y contextos, incluida esa versión romántica que ha llegado desdibujada hasta nuestros días, principalmente a través del cine. Hubo muchos pueblos y tribus celtas diferentes ya desde la Edad del Hierro (1200-400 a. C.), que habitaron la Europa Central y hablaron distintas lenguas celtas (indoeuropeas). Esos pueblos se extendieron por el Norte hacia Alemania y Polonia; por el Este, hasta Turquía; por el Sur hasta la Península Ibérica, y por el Oeste hacia Francia y más allá: Gran Bretaña, Irlanda, Escocia… donde todavía se hablan el gaélico, el galés o el bretón, que están consideradas lenguas «celtas».

En países como Irlanda o Escocia, al igual que en Galicia, la «poética» identificación con «lo celta» ha servido para reforzar una especie de identidad nacional. El tema da para mucho, sobre todo porque es mucho lo que se desconoce. Convengamos por tanto en que «lo celta» sea pues, en gran parte, «lo que ha sido inventado a partir de la información arqueológica y los datos de fuentes clásicas y medievales, sumando representaciones imaginarias», como ha sido definido en algún lugar. Quedémonos con eso.

Beatriz Larepa ha enfocado su identificación con esa parte subjetiva de lo celta hacia las comunidades colaborativas del mundo rural, del que voluntariamente forma parte. Y su investigación ha tomado la forma de un calendario que busca ser «atemporal», en el sentido de que sirva para todos los años. Un calendario al que algunas amigas fueron invitadas a aportar un pequeño «regalito», como dice ella, en forma de receta, ritual, meditación, poema… al final de cada capítulo mensual.

Ilustración de Beatriz Larepa correspondiente al mes de Enero del ‘Calendario celta’.

Arte, pedagogía y redes solidarias

Beatriz cuenta que creció entre lápices de colores, tijeras y recortes. «Mi madre, para entretenerme cuando yo era pequeña, me daba una revista vieja, tijeras y pinturas y se podía olvidar de mí, porque me pasaba horas dibujando y pegando, absorta». Fue así como surgió y creció su pasión por las artes plásticas, aunque en su familia nadie antes se hubiera dedicado al ámbito creativo. «Era lo que me gustaba, y por ello me resultó muy sencillo y natural tomar el camino de las artes como estudios previos a mi carrera profesional».

Tras pasar por bachiller artístico en la Escuela de Arte de León y llenar de dibujos todos los márgenes de sus apuntes, puso rumbo a Oviedo en 2006 para especializarse en Ilustración. En esa misma época empezó a realizar sus primeros encargos para bares y amigos. También tomó contacto con un colectivo artístico local, lo que despertó su interés por la pedagogía de las artes.

Al regresar a León en 2010, aprovechó la oportunidad de estudiar diseño gráfico en la Fundación Estatal para el Empleo y, a través de sus prácticas en empresa, consiguió un puesto fijo en una imprenta leonesa, donde trabajó durante ocho años, aprendiendo a profesionalizar su trabajo y a profundizar en el diseño gráfico e ilustración, a manejar impresoras y maquinaria propia del sector, a relacionarse con los clientes, conocer el funcionamiento básico de una empresa, etc.

Beatriz Larepa afirma que desde siempre tuvo, también, un interés profundo y latente hacia la pedagogía y sus formas. Esta nueva pasión se incrementó en 2015 tras el nacimiento de Keisén, su primer hijo, momento en que empezó a compaginar su trabajo en la imprenta con estudios relacionados con la educación.

En 2018 inició una nueva labor como facilitadora de talleres y actividades extraescolares en León. Compaginar la maternidad con su trabajo en la imprenta y con los talleres era más que complicado. Así que en 2019 optó por darle un cambio radical a su vida, yéndose a vivir a una zona rural y emprendiendo como autónoma para poder dedicarse a sus grandes pasiones. Empezó a trabajar como ilustradora y diseñadora gráfica como freelance, dentro del ámbito de la economía social y solidaria, volcándose también en el ámbito de la pedagogía «desde y para lo rural», ofreciendo talleres y laboratorios creativos donde se utilizan medios artísticos y plásticos para abordar temas profundos como la sexualidad, la autoestima, la creatividad, las emociones…

En su recorrido como ilustradora, diseñadora y educadora freelance ha trabajado con distintas empresas, entidades y asociaciones a nivel nacional. Y todo ello sin abandonar su espíritu creativo. Así, ha seguido desarrollando su labor como artista, materializando variedad de piezas y obras desde diferentes disciplinas o incluso transgrediendo el límite entre ellas: ilustración, autoedición, fanzine, muralismo, música, poesía, circo, performance… Ha participado en producciones musicales como escritora, cantante y flautista. También ha realizado performance y acciones artísticas en torno a las polémicas sobre la rehabilitación de la Plaza del Grano, en León capital. Y ha autopublicado fanzines, calendarios (dos Calendarios celtas, en 2021 y en 2022) y álbumes ilustrados.

Beatriz se considera una «artivista» (artista y activista), comprometida con el cambio de paradigma social, y es en el arte donde ha encontrado un canal para el cambio de conciencia. Uno de sus proyectos más relevantes ha sido el titulado Transitar los adentros: un viaje interior a través del dibujo. Se trata de un cuaderno personal, publicado en abierto desde su web, en el cual hay que completar los dibujos como método de reflexión. Fue creado durante el primer confinamiento por la pandemia de covid-19, en marzo de 2020, y uno de sus objetivos era, precisamente, «pensar qué mundo queremos construir después de todo esto».

Este trabajo alcanzó repercusión internacional, ya que Beatriz Larepa recibió multitud de imágenes sobre los procesos desde distintos países del mundo, y el cuaderno fue traducido a siete lenguas por personas que, de manera voluntaria, quisieron colaborar con este proyecto. Además, se pudo contemplar en la muestra colectiva Archivo covid-19. Proyecto Vitrinas del MUSAC, León, en 2021, en cuyo marco Beatriz Larepa también realizó un encuentro on-line titulado Arte gráfico y equilibrio personal, dentro del ciclo de conferencias de «Archivo covid-19» para el museo.

En 2022, además de elaborar este Calendario celta en forma de libro, llegó al mundo Nuane, su segunda hija. A ella y a su hermano Keisén está dedicado de forma especial este volumen que Beatriz ha pensado con mimo y en el que colaboran distintas mujeres que forman parte de las redes que entretejen su vida.

Coñezo un lugar —e non é lenda—
onde as noites
nas que a lúa empreña,
ós cans médrales o corazón
e ouvean.
Eva Veiga

:: Sobre la colección ‘A cuentagotas’

‘Libros… a cuentagotas’ es una iniciativa del programa de ocio alternativo es.pabila (Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de León) para dar visibilidad al trabajo literario realizado por jóvenes autores y autoras menores de 35 años y vinculados a León. «Más allá del empeño entusiasta que han puesto en ella cuantos participan en su gestación, esta colección espera servir de acicate y estímulo, pero también de conocimiento del medio a quienes empiezan a dar sus primeros pasos como escritores y escritoras».

La colección, al cuidado de la escritora y periodista Eloísa Otero, está abierta a todo tipo de géneros literarios: ensayo, poesía, narrativa, teatro y escritura experimental, entre otros, y nace con criterios de calidad y vocación de continuidad en el tiempo.

La imagen exterior de los libros ‘A cuentagotas’ es obra de la fotógrafa y diseñadora gráfica Rocío Cuevas, que fue seleccionada a través de una convocatoria dirigida a jóvenes ilustradores para realizar las portadas. La selección de la editorial encargada de publicar los libros se realizó a través de un concurso administrativo adjudicado a la Librería Universitaria de LeónEolas Ediciones.

“Más allá del producto final (un pequeño libro), lo que nos importa en este proyecto es que los jóvenes autores puedan conocer de primera mano el proceso de elaboración de un libro, desde que se escribe hasta que se publica, y que tomen contacto con el funcionamiento del mundo editorial”, apunta Eloísa Otero, editora y coordinadora de ‘Libros a cuentagotas’. Tanto ella como la diseñadora de las preciosas cubiertas de los libros, Rocío Cuevas, al igual que los editores de Eolas, Héctor Escobar y Raúl Sánchez —que son los que al final envían el libro a imprenta y lo publican en su sello, encargándose además de su distribución y venta—, tienen claro que lo que ponen en este empeño, además de su profesionalidad, es tiempo, cercanía, paciencia, mimo, cariño y buen hacer, acompañando a los jóvenes autores en su aventura de publicar un libro, probablemente su ópera prima, y también a la hora de presentarlo al público.

Los libros de la Colección:

  1. ‘La poesía leonesa y la Colección Adonáis. Una historia revisada’ (Ensayo), de Sergio Fernández Martínez.
  2. ‘Continente’ (Poesía), de Silvia Abad Montoliú
  3. ‘El velamen del desvelo’ (Metapoesía), de Mareva Mayo
  4. ‘La diáspora de las aves’ (Poesía) de Marina Gay Ylla
  5. ‘Diario para perder el tiempo’ (Escritura experimental), de Luis Martínez Campo
  6. ‘Pan de mar’ (Poesía), de Sara Abad Reguera
  7. ‘Carbón. Negro.’ (Escritura performativa), de Álvaro Caboalles
  8. ‘Todas las aves fénix’ (Poesía), de Álvaro Delgado Ordás
  9. ‘Carne y Barro’ (Escritura experimental), de Pilar Cañas Martínez
  10. ‘El eucalipto en llamas’ (Poesía), de Mariana Mancebo Añez
  11. ‘Calendario celta’ (Trabajo de investigación), de Beatriz Larepa

Próximamente:

  • 12. ‘Jazz en León’ (Ensayo), de Rubén Díaz Domínguez
  • 13. ‘Cuentos ecofunkies (Narrativa), de Hara Alonso
  • 14. ‘Vacío’ (Miscelánea), de Diego Villoria Zapico

Se pueden adquirir online en:

Información relacionada:

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.